lunes, 15 de agosto de 2016

Detroit, la decadencia al servicio del arte






Si en la actualidad una ciudad representa, como pocas, la decadencia en el mundo occidental, esa es Detroit. A mediados del siglo pasado fue la cuna de las tres grandes empresas automovilísticas estadounidense, Ford, General Motors y Chrysler, hasta que esas mismas empresas buscaron otros lugares para fabricar sus productos. Fue el principio del fin de la prosperidad de Detroit que terminó en 2013 con la declaración de bancarrota de la ciudad.

Sin embargo, no todo es negativo. Al ser humano le resulta inspiradora la decadencia y Detroit se ha convertido en musa de la ruina, donde artistas de todo tipo nos muestran esa trágica y triste belleza de lo que fue. Un espectáculo apocalíptico captado por las cámaras de muchos fotógrafos y realizadores de documentales interesados en el tema que sirve también como forma de denuncia.


Otros artistas aprovechan esas ruinas para transformar las casas y los objetos abandonados en piezas de arte. El ejemplo más claro es el proyecto Heidelberg, donde artistas locales dan color al gris panorama que les rodea.


La música también ha encontrado, en la fuerza reivindicativa del rap, una herramienta perfecta para denunciar la situación de la ciudad. No podía ser otro que Eminem, el rapero más conocido quien dedicara a Detroit una de las canciones de su último disco, Shady XV. Acompañado por otros músicos locales de hip hop como Big Sean o Danny Brown, ponen en verso cantado la situación de conflicto, marginalidad y decadencia de la ciudad, pero también el orgullo de pertenecer a ella en Detroit vs. Everybody.





Detroit y sus habitantes se resisten a su ruina, de hecho, tras tocar fondo, tratan de recuperarse y de reinventarse. No se trata de reconstruir la ciudad sino de construir otra. La confluencia de fondos públicos, iniciativa privada y asociacionismo ciudadano pueden conseguir que la ciudad no sea sinónimo de ruina sino de optimismo y vitalidad, y, sin duda, el arte les acompañará en este nuevo camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario