viernes, 24 de abril de 2015

Recomendación de teatro para abril





Alejandro Jodorowsky (Chile, 1929). Es un hombre polifacético en muy diversos campos: literato, cineasta, historietista y dibujante de cómics, filósofo, psicomago…
Y en todos ellos ha desarrollado infinidad de actividades.

En esta ocasión nos ocupa su oficio de letras y, en concreto, el teatro. Para ello, no podemos dejar de detenernos en el Movimiento Pánico que condicionó su obra dramática.

El Grupo o Movimiento Pánico fue cofundado en 1962 en París, por el dramaturgo español Fernando Arrabal, el artista francés Roland Topor y Alejandro Jodorowsky.
Tiene como antecedentes, por una parte, las primeras obras teatrales de Arrabal y por otra,  las improvisaciones (performances) de Jodorowsky en el comienzo de de su etapa mexicana.

En la década de los 60 coinciden los tres en la capital francesa y entran en contacto con el surrealismo a través de su precursor, André Breton; pero ante las diferencias irreconciliables entre los miembros de este movimiento vanguardista, los tres deciden experimentar por su cuenta. Así surge el Movimiento Pánico, que toma su nombre del dios griego Pan, caracterizado por tres conceptos esenciales: Terror, humor y simultaneidad.

Aunque resulta complejo dar una definición y establecer unas características concretas para este movimiento, digamos que sus creadores pretendían ofrecer al espectador una forma de sobrevivir a esta sociedad carente de valores. Su método consistía en una especie de locura que preservara la libertad del individuo sin olvidar lo racional. Buscar el equilibrio a través de elementos contrarios: “amor y odio, tragedia y comedia, mal gusto y refinamiento estético, el sacrilegio y lo sagrado, lo individual y lo colectivo…”

T JOD tea
Os presentamos “Teatro sin fin (tragedias, comedias y mimodramas)”, recopilación de la obra dramática de Alejandro Jodorowsky, desde sus primeros textos hasta obras actuales; sin olvidar sus escritos de teoría teatral en los que desarrolla el concepto de teatro por oposición a la definición de arte: El objetivo del arte es perdurar en el tiempo; la esencia del teatro es la fugacidad, lo efímero, porque su objetivo final es cambiar a las personas, no conservarse en un museo.

Leyendo sus obras nos damos cuenta de que todo confluye para hacernos reaccionar ante los hechos que se nos plantean; el teatro de Jodorowsky es una continua provocación que no busca escandalizar, sino hacer reflexionar al espectador y que eso se traduzca en un cambio de actitud respecto a la realidad de la que todos nosotros somos partícipes. La temática es muy variada, pero reconoceremos enseguida, situaciones, comportamientos, pensamientos y actitudes que nos resultarán muy familiares, pues forman parte del mundo que nos rodea también en la actualidad.


Si os aventuráis a representar alguno de los textos, (cosa que os recomendamos), especialmente los cortos, veréis que no tienen mucha complicación escenográfica, pues lo realmente importante es el concepto que se quiere transmitir y para ello, hasta el escenario vacío os puede servir. Eso sí, tendríais que emplearos a fondo y poneros a prueba como actores, preferentemente como mimos. Pero os compensará porque cualquiera de las obras será tremendamente enriquecedora tanto para vosotros como para vuestros espectadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario