viernes, 19 de diciembre de 2014

Manabé Shima



En la Lonely Planet podemos leer que en Manabé Shima viven más gatos que personas y que Honmura, su pequeño pueblo, es un laberinto de antiguas casas de madera, con una tienda solitaria en funcionamiento desde el periodo Meiji y una vieja escuela con diez alumnos. Si a esta información sumamos la que nos ofrece Chavouet, trescientos habitantes, diez vehículos y tres conexiones a internet, nos hacemos una clara idea del lugar elegido por el ilustrador para pasar dos meses de verano antes de regresar a Francia. Pero ¿por qué Manabé? De las más de 4000 islas que tiene Japón, Chavouet quería visitar una isla pequeña en tamaño y población, aislada aunque accesible, "la isla de la que menos se habla pero que sea memorable durante las cuatro estaciones".

Después de la satisfactoria experiencia de "Tokyo Sanpo", el ilustrador ha querido continuar con su particular manera de mostrarnos la vida cotidiana de los habitantes de esta cultura tan atractiva. En este caso, abandona la gran urbe para adentrarse en las vidas de un grupo de isleños que lo adoptan, casi como si de un niño se tratase, y con los que va a compartir taberna, comidas, representaciones de Kagura y festejos. Podríamos definirlo como una guía, a caballo entre el diario de viajes y los apuntes antropológicos, sin índice ni orden, y con un fino sentido del humor que convierte su lectura en una autentica delicia.

Durante los dos meses que pasa entre ellos, Chavouet hace un amplio repaso por todas las tradiciones locales, los pintorescos personajes, las costumbres y... sus gatos. Nos retrata, también, los diferentes peces que se pescan en la isla y extraños objetos que su mirada observadora va encontrando por los lugares que pasa. Y todo ello con unas perspectivas y unos encuadres audaces, abundante en detalles y con una gran expresividad en los rostros de los habitantes, utilizando para ello ceras y lápices de colores: " Uso ceras y lápices de colores por que dibujaba tirado en medio de la calle. Y las ceras pesan poco, son fáciles de llevar, no necesitan agua (como la acuarela) Y aunque mi estilo ha evolucionado sigo usando las misma herramientas" (entrevista en RTVE)

Personalmente, me encanta cuando habla de las abuelillas, con sus carritos y sus minicoches, o de la cantina de Ikkyu San y sus "abonados". Pero lo que más me ha impresionado es la magia de los umibotaru!!




EL AUTOR


Florent Chavouet es un joven ilustrador francés, nacido en 1980, titulado superior en Artes Plásticas. Además de las obras citadas, "Tokyo Sanpo" y "Manabé Shima", su último cómic "Petites Coupures à Shioguni" ha sido elegido para la selección oficial del prestigiosos Festival d'Angoulême del año 2015. 
Aquí os dejamos su web y su blog




No hay comentarios:

Publicar un comentario