viernes, 4 de julio de 2014

Aitzea

Hoy tenemos una entrada muy especial porque Nicolás Gonzalo Plaza nos ha enviado un relato para que lo publiquemos en nuestro blog. Y os preguntaréis ¿quién es Nicolas? Pues podemos deciros que es una promesa de la literatura porque en su corta carrera ya ha recibido varios premios convocados por Institutos para alumnos de ESO. Solo en este año ha sido galardonado con el primer premio en su categoría del XVI Concurso literario Gustavo Martín Garzo del IES Arca Real de Valladolid y el XXIII Premio Consuelo Burell del IES Giner de los Ríos de Segovia. 


AITZEA

 Las olas golpeaban las colosales paredes del acantilado. En la pequeña playa, el envite del mar resonaba con un eco lejano. Ante la profunda soledad del atardecer, se volvían a encontrar. Él y el mar.
  Hacía mucho tiempo que no acudía a ese lugar, al que antes solía venir con frecuencia, pero esa tarde algo le había hecho regresar.
  Con los ojos cerrados, siguiendo el vals de la marea, comenzó a recordar.



 La pizzería estaba a rebosar. Era temporada alta y Martín no daba abasto. Sofocado, fue a servir la comanda de la mesa número tres. Una mujer de unos veinte años de edad, pelo caoba y ojos profundos, con una voz dulce y melodiosa, le dio las gracias cuando le sirvió una pizza margarita acompañada de un chianti. Al pagar la cuenta, desapareció. Junto a la propina, había dejado una nota: “665733277. Soy Aitzea. Llámame”. Mientras cerraban el local, sus compañeras vitoreaban su suerte. Tras meses de soledad, por fin tenía una cita.

   Aquella mujer le volvía loco. Hacía dos semanas que salían cada noche, cuando Martín terminaba su jornada. Paseaban junto al mar, hasta llegar a su pequeña playa, donde se despedían con un beso.
   Pasaron los días y las vacaciones llegaron a su fin. Durante este tiempo, Martín había sentido lo que nunca sintió, vivió lo que nunca antes había vivido. En la estación se despidieron. Prometieron volver a encontrarse. Con una encantadora sonrisa en su rostro, Martín la fue perdiendo de vista mientras el autobús se alejaba.
   El tiempo pasó. Un tiempo eterno. Cayeron las hojas, la nieve flotó sobre el mar y las olas se elevaron hasta el cielo. Llegó el día soñado. Martín acudió impaciente a la cita, pero ella no acudió. Esperó y esperó. Pero ella nunca regresó.
   Pasaron los años. Tuvo familia, hijos y vejez. Jamás olvidó a esa mujer. Ya en sus años de viudedad, la buscó por todos los rincones. Se convirtió en una obsesión. Cuando su familia le localizó se encontraba en el mayor de los delirios. Le ingresaron en una residencia pero no fue capaz de dejar de pensar en ella. La veía en cada rincón, en cada esquina. Un día escapó. Fue a su playa, al lugar donde comenzó todo. Allí se encontraba ahora tras una vida de recuerdos y añoranzas. Cuando alzó la vista, miró hacia el horizonte y vio que su existencia carecía de sentido. Se adentró en el mar y desapareció para siempre.

   Se despertó empapado en sudor. A la mañana siguiente se dirigió a su trabajo. Al cobrar una cuenta encontró un número de teléfono escrito en una nota entre las propinas. Era de una mujer. Sus compañeros le dijeron:”La llamarás ¿no?”. Sin embargo, él recordó su sueño y dijo “No”. Arrugó el papel y lo tiró al suelo. Un joven se agachó, cogió la nota, vio el número y llamó. Una dulce voz femenina respondió al otro lado: “Hola. Soy Aitzea. ¿Quién eres?”

                                                                                   Nicolás Gonzalo


10 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho el relato espero seguir leyendo más de este joven autor.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, perece mentira que lo escriba un niño, sigue así, enhorabuena por los premios.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno, se nota que es un gran lector por el rico vocabulario que tiene, espero que escriba más. Tiene mas vocabulario que yo con 48 años y eso que leo.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Me ha gustado muchísimo, parece mentira que lo haya escrito un chaval.

    ResponderEliminar
  6. Mucho talento, parece que el futuro de las letras españolas está asegurado. Enhorabuena a su autor, Nicolás

    ResponderEliminar
  7. me encanta este relato tiene suspense , amor.... magia.... no se un poco de todo no quieres que se acabe esa es la palabra ..... se puede pedir más con su edad ............

    ResponderEliminar
  8. Os lo dije!! Estamos deseando que nos envíe más relatos para que que los leáis :-)

    ResponderEliminar
  9. Todo un talento. Algún día le veremos en "Página 2"
    Sí que es bueno, sí.

    ResponderEliminar