viernes, 13 de junio de 2014

Juegos inocentes juegos

N GOM jue

Esta novela de Ricardo Gómez, ganadora del XII Premio Alandar del grupo Editorial Edelvives, va relatando, a través de un ritmo muy vivo y con varios narradores diferentes, las andanzas de un joven de 16 años.
La historia nos cuenta hasta qué punto la manipulación puede estar presente en nuestras vidas sin que nosotros nos enteremos.
El protagonista es Sebastian que, en primera persona y con diálogos en estilo indirecto, relata sus andanzas, a primera vista bastante normales. Tenemos dos narradores más que, en tercera persona, nos muestran situaciones que, en principio, creemos ajenas al protagonista.
La novela se puede dividir en dos partes, dos realidades si se quieren llamar así. Por un lado está el protagonista, un joven de 16 años que vive con su madre después de que el padre les abandonara unos años atrás a raíz de la trágica muerte de su hermana. Sebastian se considera un muchacho raro, tan raro que incluso visita regularmente la biblioteca de su ciudad. No tiene demasiados amigos y sus gustos y aficiones tienen poco que ver con el resto de los jóvenes de su edad (o eso cree él). En la novela, nos habla de sus miedos, de sus esfuerzos por llevar una vida “normal”, de sus sueños todavía poco claros y de su pasión: su afición por los videojuegos, la verdadera protagonista de la novela. Sebastian es, desde muy pequeño, un experto en el manejo de cualquier tipo de videojuego, aunque sus favoritos son las simulaciones de vuelo con drones. Lleva una doble vida, la de adolescente y la de eficiente probador de juegos. El tiempo se le pasa volando cada vez que “La Fábrica”, así llama a quién le ofrece probar esos juegos, le propone realizar pruebas de simulación a cambio de una cantidad de dinero.
La otra realidad (paralela) de la novela, menos extensa y marcada en el texto por un cambio en la tipografía, está situada a miles de kilómetros de la vivienda de Sebastian. Un poblado que intuimos situado en Oriente Medio, sufre ataques aéreos sin aparente justificación que siembran el caos, la muerte y el miedo entre la población. Relacionado con este poblado tenemos también la acción que se desarrolla en una base militar.

¿Conseguirá Sebastian librarse de sus miedos, liberarse de las frustraciones y los recuerdos de la familia?¿Realmente quiere llevar una vida normal? ¿Tendrá que pagar algún precio para conseguirla?¿Qué relación tiene el mundo real que vive Sebastian con el mundo virtual de su ordenador?


La novela, paradójicamente, nos sorprende con un final que los lectores vemos venir claramente y del que los protagonistas quedan al margen por voluntad del autor. 


Otras lecturas complementarias en la biblioteca:
C HOS com

"Cometas en el cielo" de Khaled Hosseini en versión novela gráfica ilustrado por  Fabio Celoni y Mirka Andolfo. Un relato donde se muestra la riqueza de la cultura afgana y su época de ocupación talibán a través de los ojos de un joven.






C SAN vid

"Videojuegos" de David Sánchez, dentro de la colección Leyendas urbanas de la editorial Astiberri, nos adentra en la historia de la máquina Polybius de la que se cuenta que alteraba tanto a los que la usaban que les podía provocar incluso la muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario