viernes, 20 de septiembre de 2013

Microrrelato ganador categoría de 17 a 22 años




Tan perfecto como siempre

Corría por la calle. Volvía a llegar tarde. Había quedado en verle en la biblioteca a las 11, como siempre. En cuanto traspasó las puertas del edificio le llegó su olor, el cual, tan característico, sería capaz de reconocer en cualquier sitio. Subió las escaleras, conteniendo el aliento, nerviosa por saber que él estaría allí. Saludó apresuradamente al bibliotecario y se adentró en el bosque de papel que conformaban las estanterías. Recorrió los pasillos repletos de libros, buscando con anhelo a su amado. Caminó entre los escasos visitantes que, irónicamente, siempre eran los mismos. Al llegar a la antesala donde sabía que le esperaba, se detuvo. Notaba cómo su corazón se aceleraba y el estómago se encogía. Intentó respirar profundamente. Parecía increíble que tras varios meses siguiera sintiendo lo mismo. Pero ahí estaba, y con una media sonrisa se decidió a girar el picaporte.
Ahí estaba, tan perfecto como siempre, de azul. Ella le miró apasionadamente, comiéndole con la mirada. Con una mano temblorosa le acarició, disfrutando de su aroma y del tacto de su piel.

Y por fin, con todas las ganas acumuladas por el tiempo sin verle, abrió el libro y comenzó a leer vorazmente.

1 comentario:

  1. Como siempre en los buenos microrrelatos, la idea que se va haciendo el lector no coincide con la que el narrador ha conseguido disimular u ocultar hasta el desenlace. Esa paradoja es lo que hace que la escritura y la lectura de este género sean apasionantes. Y ESO HA CONSEGUIDO ALBA, CON TODA LA INTENSIDAD DE SU RELATO. ¡FELICIDADES! (Juancho)

    ResponderEliminar