viernes, 15 de febrero de 2013

Delhi no está lejos



N BON del
Sinopsis de la editorial Automática
Arun es un joven escritor que anhela un futuro en la gran ciudad; allí donde Nehru construye «los nuevos templos de la India». Suraj recorre Pipalnagar con su bandeja de baratijas mientras estudia incesantemente para preparar los exámenes que podrían cambiar su vida. Kamla busca una «familia» en la que refugiarse de la soledad de los cuerpos extraños a los que se entrega cada noche. Juntos se abrirán camino en una India desconocida para muchos occidentales, la que discurre entre la resignación y la esperanza, esa donde millones de sueños individuales esperan su momento, más allá de las grandes ciudades... Delhi no está lejos.
------------------------oooo000oooo------------------------

Comentario

Arun escribe historias de detectives y se gana la vida, más mal que bien, con este trabajo. Pero su aspiración es ir a Delhi, ciudad que representa la idea de prosperar y de una vida mejor. Sin embargo, continúa en Pipalganar. "Mi balcón es mi ventana al mundo", dice, y desde ella ve la estación de autobuses y la cara que ponen los viajeros cuando se bajan y ven el maidan (la plaza), humilde y seco.
"En Pipalnagar no es exactamente desesperación, sino resignación e indiferencia lo que la gente siente tanto hacia la vida como hacia la muerte". Es un lugar no real, mezcla de todas las ciudades pequeñas indias, cuyo pulso  Ruskin Bond describe con  sencillez y ternura: la vida tranquila, los comentarios en la barbería, los niños en la calle, el calor... las únicas novedades son los monzones y las manifestaciones de la Asociación de Mendigos.
La vida de Arun cambia cuando se encuentra con Suraj, un joven epiléptico que vende baratijas y estudia para pasar los exámenes y conseguir una beca que le permita irse a otro lugar."Me gustaba la compañía de Suraj. Él mitigaba un poco mi propia soledad y me descubrí deseando escuchar el ruido de sus pisadas en la escalera. A él le gustaba mi compañía porque tenía muchas historias que contar ... y porque fomentaba sus ambiciones y le daba seguridad". La relación entre ambos se hace tan estrecha que no conciben la vida uno sin el otro, que sienten que forman algo de lo que los dos carecen: una familia. A ellos se sumará la pequeña y vital Kamla, vendida por sus padres a un marido viejo que la prostituye. Ella será la "hermana mayor" y entre los tres se creará un lazo indisoluble. Tres seres desarraigados, anónimos, que unen sus vidas para sentirse protegidos.
Pero el deseo de ir a Delhi es muy fuerte; es el anhelo de eliminar la monotonía, "una posibilidad de escapar, de entrar en el mundo de los vivos, de escribir, de leer; de explorar." Por eso cuando un editor le propone una entrevista de trabajo su esperanza se acrecienta. "El sol está en lo alto, los oficinistas se ha quedado dormidos con los pies encima de los escritorios, los empleados del gobierno beben innumerables tazas de té y la maquinaria de la burocracia y la civilización marcha sin contratiempos. Pronto seré parte de todo esto".

Hay dos ideas que llaman mi atención de lector occidental:
  •           La pobreza en la que todos viven y la forma en que está narrada, sin sentimiento de angustia, como algo natural en sus vidas: "Mis efectos personales son pocos y ninguno de ellos valioso". El dinero es algo necesario para su subsistencia pero no le conceden importancia; cuando lo tienen lo gastan o lo prestan a quién lo necesita más.
  •           El sentimiento de desarraigo de los protagonistas, primeramente por carecer de padres, "…un hombre sin familia es un descastado social",  y posteriormente en Delhi, donde se siente como un extranjero en su propio país: "...sufres una pérdida de identidad; eres un extranjero entre los occidentales que frecuentan los restaurantes y las tiendas de Connaught Place".

A pesar de revelarnos un mundo tan lejano al nuestro, la obra de Bond está muy cercana: en Pipalganar, como en toda la India “salir adelante, buscar una vida mejor y pensar en el amor y la amistad son para siempre” ¿Y dónde no? El prólogo que Ruskin Bond añade al texto es intemporal y va más allá de cualquier frontera en su pregunta sobre el futuro de los jóvenes y las oportunidades que encuentren.



 El autor

Ruskin Bond es uno de los más importantes escritores indio contemporáneo. Hijo de ingleses, nació en Kasauli en 1934 y vivió su infancia en Jamnagar, Dehradun, Delhi y Simla. En su juventud se trasladó a las Islas del Canal y Londres, pero regresó a la India y se instaló en las montañas, donde reside actualmente. Es autor de novela, ensayo, poemas, libros infantiles, relatos breves y artículos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario