martes, 18 de diciembre de 2012

Recomendaciones de teatro para diciembre 2012




Este mes, nuestra recomendación de teatro, va a ser única y múltiple a la vez.

Única porque sólo recomendamos un autor: Juan Mayorga y múltiple porque serán varias de sus obras las protagonistas: “Hamelin”, “El chico de la última fila”, “La tortuga de Darwin” y “Teatro para minutos”.

Juan Mayorga nació en Madrid en 1965. Doctor en Filosofía y Licenciado en Matemáticas, es profesor de Dramaturgia y Filosofía en la Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid. Ha adaptado obras para el Centro Dramático Nacional y para la Compañía de Teatro Clásico. En el año 2011 fundó la compañía de teatro “La Loca de la Casa”.

Perteneciente a la llamada “Generación Bradomín” o “Generación de los 90”, que agrupa a dramaturgos españoles que inician su producción teatral en los años 90, comparte con ellos el afán por encontrar nuevos lenguajes teatrales. La profundidad de sus textos y el compromiso que refleja su teatro han hecho que este autor haya sido traducido a muchos idiomas y representado en numerosos países.

Una de las obras de Juan Mayorga que aquí presentamos, “El chico de la última fila”, ha inspirado el guión de la película francesa “En la casa” (“Dans la maison”) del director François Ozon; ganadora de la Concha de Oro del festival de cine de San Sebastián de este año.

“Teatro para minutos (28 piezas breves)” pertenece al género del microteatro, muy en auge en nuestra sociedad, tan dada a la prisa y a los cambios constantes. Veréis en estas piezas cortas, que Juan Mayorga tiene una habilidad especial para sintetizar una idea completa en unos pocos diálogos. A la vez podéis tratar de representar estos textos, algo a lo que siempre os invitamos.

“El chico de la última fila” plasma las relaciones profesor-alumno y mucho más: A través del juego e intercambio que se establece entre los dos, el autor nos desvela las miserias de todos los personajes, a la vez que constata la atracción que ejerce en cualquier persona la vida de los demás. En definitiva que todos llevamos dentro un “voyeur” y nos gusta observar por la mirilla sin ser vistos.

“La tortuga de Darwin” parte de un hecho real: la existencia de una tortuga, supuestamente capturada por Darwin en las islas Galápagos y que murió en un zoo australiano a la edad aproximada de 176 años. Durante más de un siglo se le llamó Harry, hasta que se descubrió que era una hembra. Juan Mayorga se basa en esta tortuga y la hace protagonista de su obra; pero todo es una excusa para diseccionar la historia, desde Darwin a nuestros días; contando con una tortuga “evolucionada” (testigo excepcional en cada acontecimiento importante) y con su visión crítica de la especie humana.

“Hamelín” es la actualización del cuento tradicional, en la que el autor analiza uno de los aspectos más terribles de nuestra sociedad: la desprotección de niños y jóvenes frente al abuso de los adultos. Pero no sólo acusa a quien lo realiza, sino que reparte la culpa entre todos los sectores de la sociedad, la familia, los políticos, la justicia, la prensa y por supuesto el resto de ciudadanos.







2 comentarios:

  1. Lo dicen en una escena de 'Dans la maison' a mitad de la película: es una comedia estúpida, todo esto es ridículo. La película de François Ozon es ñoña en su ventana 'voyeurística' (¡ay qué diría el maestro Hitchcock!), un escape apenas maloliente, que ni siquiera satisface al que lo despide. ¡Mejor nos vamos todos a China! Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu aportación. Nosotros estamos recomendando una obra de teatro, no una película ya que no hemos la hemos visto y no podemos opinar sobre ella. Respecto al texto escrito, si nos parece recomendable aunque, ya se sabe, sobre gustos ...

    ResponderEliminar