martes, 24 de abril de 2012

Pianissimo, pianissimo





                                          


Título: Pianissimo, pianissimo
Autor: Hitonari Tsuji
Editorial: Alianza Editorial, Madrid, 2012
ISBN9788420665863
Traducido del francés por: Alicia Martorell Linares
Signatura: N TSU pia


Desde mi punto de vista, Pianissimo, pianissimo no es un libro de lectura fácil. Su prosa y sus contenidos hacen que el lector se tenga que esforzar por comprender especialmente lo que tiene delante de sus ojos.  Precisamente su dificultad y su temática hacen que sea un libro para jóvenes un poco formados, es decir, recomendable a partir de 18 años.
La historia de base es la vida del protagonista, el adolescente Toru en sus relaciones con la escuela,  con la familia, con los demás, en su viaje hacia la madurez. Durante toda la novela Toru nos va a mostrar lo más íntimo de su pensamiento, por duro que nos pueda parecer. En la escuela hubo un asesinato de una niña tres años atrás y algunos estudiantes dicen ver su espectro o escuchar su voz. Además, la policía sigue vigilando el colegio y los periodistas observan todo lo que pasa. En este ambiente, Toru , acompañado siempre de su amigo Hikaru (al que solo puede ver él) va a conocer a un extraño compañero, Shirato, que viste con falda como ejemplo de rebeldía.

            "- ¿Por qué un chico como tú lleva falda?
- Me visten así desde que era pequeño. Ahora la sigo usando en signo de rebeldía".
Pág. 39

Pero nada es lo que parece  a simple vista en esta novela  y hay un personaje importantísimo  que no tiene voz propia pero sí presencia: la grisura. Todo en  la gente, en el colegio, en la ciudad de Tokio incluso, está impregnado de esa grisura que borra la luz y quita la alegría. Puede recordarnos a los hombres grises de Momo, o a la "Nada" de La Historia Interminable, ambas de Michael Ende, pero esta grisura va más allá, es un componente psicológico, externo e interno, forma parte del decorado de la novela y, a su vez, está dentro de los personajes:

"Atribuyes el mal a un monstruo llamado grisura, pero toda la tristeza del mundo es lo que tú deseas. Te dices: ¡Que desaparezca la escuela! ¡Que se acabe el mundo! ¡Que el niño raptado se muera! ¿No es así? La grisura no es más que tu corazón"
                                                                                                                       Pág. 40

En Pianissimo, pianissimo, el autor nos muestra una sociedad rota, sin alma, en la que los adolescentes viven sin ser conscientes de su realidad, a veces confundidos ante el mundo virtual, muy presente en varios momentos del relato:

"No conocían más medio de sentirse vivos que enviar mensajes al mundo exterior virtual, manipulando los móviles debajo de la mesa, con la cabeza gacha"
                                                                                                                        Pág. 35

"Todos huían de la soledad. Abandonar al propio ego y halagar al grupo era la consigna de los japoneses de todos los estratos sociales, por miedo a quedarse aislados."
                                                                                                                        Pág. 148

Otro de los aspectos interesantes de esta novela es su relación con el mundo del manga y con el cine. Muchas de las escenas y situaciones que se describen te transportan inmediatamente al manga adulto, parecen una recreación novelada. Y en otras ocasiones, el estilo narrativo te hace "ver" literalmente una película. El autor es tremendamente hábil para describir y crear las situaciones y los ambientes que, en la mayor parte del libro, son bastante angustiosos y opresivos.

"Todo el mundo se está volviendo gris. Todo se pierde rápidamente en la grisura. Es infinitamente más fácil. Volverse inerte, impasible, atolondrado, impotente, insensible, permite escapar al sufrimiento, al miedo, a la tristeza, al futuro. El único camino que se abre al ser humano para alcanzar la felicidad es rendirse a la grisura sin hacer preguntas. Sólo queda vaciarse la cabeza, huir de la realidad, refugiarse en la ilusión y la ficción."
                                                                                                                      Pág. 168

Por los contenidos que trata, es necesario tener una cierta perspectiva filosófica ante la vida. No sólo está la trama del adolescente que despierta a la vida, también se habla de la muerte, del suicidio, del hastío de vivir, del descubrimiento de la sexualidad, de la soledad, de la incomunicación… pero no todo es tan negativo, también la amistad y el amor tienen su lugar.
Otra de las referencias incontestables de la novela es el mito de Orfeo,  del viaje a los infiernos en busca de la persona amada, transformado de una forma original y peculiar por Tsuji, pero evidente en cualquier caso.


Sinopsis facilitada por la editorial:

"Negros nubarrones coronaban el cielo de Tokio: ese cielo, los edificios de la escuela, el suelo de cemento del patio, el hospital en demolición del otro lado de la calle: todo estaba gris." Toru tiene doce años. Vive en Tokio una vida monótona, gris: padres, colegio... Es el único que ríe las bromas y, a veces, se enrojece con las ocurrencias de su amigo Hiraku al que sólo él puede ver. También es el único que siente cierto interés por Shirato, un niño extraño que viste faldas. A ellos se reduce su círculo de relaciones. Ni siquiera participa en los chats en los que entra cada noche buscando refugio, sólo observa. Toru es así un espectador de un mundo en el que lo virtual y lo real se entremezclan. Pero todo va a cambiar ante una aparición inesperada en la red. Una aparición fantasmagórica que se presiente como una amenaza y que llevará a Toru a dejarse llevar por ese mundo subterráneo que los observa. Hitonari Tsuji revisita el mito de Orfeo en esta fábula moderna, en esta novela de iniciación. La delicada y hermosa narración nos arrastra por los meandros de la imaginación de un adolescente incapaz de reconocer las fronteras entre lo onírico y lo real, la fantasía y la angustia vital en un mundo en el que cada vez están más entrelazados la realidad con lo virtual. Enfrentado con el cinismo de los adultos, Toru intentará pianissimo dar un sentido a su vida."





Sobre el autor:

Hitonari Tsuji, nacido en Tokio en 1959, es un afamado y multifacético artista japonés. Poeta y narrador, autor de varias obras de éxito, está considerado como uno de los principales abanderados de la nueva generación de escritores nipones. Asimismo es un reputado director de cine, compositor y cantante, actividad esta última en la que es conocido por su nombre artístico de Jinsei.  Entre los galardones literarios recibidos, cabe destacar el Premio Femina por su novela El Buda Blanco. Actualmente vive en París.


Este es un vídeo en francés, con subtítulos en castellano, sobre la novela:

                                                   Pianissimo, pianissimo



Reseña realizada por Margarita



No hay comentarios:

Publicar un comentario