viernes, 11 de abril de 2014

El guardián entre el centeno

N SAL gua

El primer título que se adoptó en castellano para la traducción de esta novela corta de J. D. Salinger (1919 - 2010) fue “El cazador oculto” en 1961, quizá un título que se acerca más a lo que es el argumento de la obra. A partir de 1978, con el beneplácito del autor, se optó por la traducción literal del título en inglés ”The Catcher in the Rye” .

El argumento de “El Guardián entre el Centeno”  se centra en Holden Caulfield, un joven de diecisiete años perteneciente a la clase alta neoyorquina que relata, tiempo después, los días previos a la navidad, cuando le comunican su expulsión del colegio.
El libro narra el tiempo que transcurren desde que Holden se va del colegio, por propia iniciativa antes de que llegue el día de la expulsión,  hasta que consigue hablar con su hermana menor, dos días después. Holden es, como hemos dicho, un joven de clase alta, sin problemas económicos, con una inteligencia superior a la media; él lo sabe y lo utiliza, y no siente el más mínimo aprecio hacia la mayor parte del resto de mortales del planeta, a los que suele calificar como “falsos”.

Estas son las premisas de la historia y lo que nos cuenta el autor son las peripecias, insustanciales en muchos casos, del protagonista en lo que parece un viaje iniciático que terminará, intuimos, en un punto y aparte en la vida de Holden. Mentiroso compulsivo, tan importante puede llegar a ser la salud de los patos de Central Park con el agua del lago helado, como el afecto que pueda sentir hacia sus padres o hermanos, sin hablar de sus compañeros de colegio. Tiene de todo y a la vez le sobra todo. Busca su lugar en el mundo, pero a la vez no es capaz de elegirlo. El resumen de la novela pueden ser las palabras que, casi al final, le dice su hermana pequeña: “No sabes lo que quieres”. Aun así, Holden tratará de escapar de sí mismo una vez mas, hasta que, de nuevo su hermana, le fuerza a tomar una decisión.

“El guardián entre el centeno” es una de las novelas más leídas de la literatura universal. Su calidad literaria esta fuera de toda duda y es imposible parar de leerla; sólo un pequeño apunte, la edad del lector condiciona las conclusiones de su lectura. Leedla cuanto antes.

Esta es la única novela que publicó J. D. Salinger, autor con una producción editada exigua, ya que, además del “guardián”, tan sólo publicó otros tres libros de cuentos:

-          “Nueve cuento”s (1953)
-          “Franny y Zooey” (1961)
-          “Levantad, carpinteros la viga del tejado” y “Seymour: una introducción” (1963)

Toda su colección de cuentos está protagonizada por la familia Glass, un matrimonio de comediantes retirados y sus siete hijos, todos ellos superdotados, que se dieron a conocer al ser los protagonistas de un programa radiofónico titulado “Los niños sabios”.
Muchos de estos personajes tienen puntos en común con el protagonista del “guardián”: la inteligencia, la inadaptación, la inseguridad, son rasgos que aparecen en todos los protagonistas de su escasa pero, a la vez, compleja obra.

 Otros libros de la biblioteca que te pueden interesar con una temática afín:

N CAM alg


 "Algún día este dolor te será útil" de James Cameron publicado por Libros del AsteroideJames Sveck, el narrador de esta novela, es un adolescente inteligente y precoz, ha terminado el colegio y durante el verano trabaja en la galería de arte que su madre tiene en Manhattan y en la que casi nunca entra a nadie.








N PAL lec
"La lección de August" de R.J. Palacio, publicado en Nube de tinta. Sí empieza esta obra que trata sobre el sentirse diferente y la superación: "Sé que no soy un niño de diez años normal. Bueno, hago cosas normales: tomo helado, monto en bici, juego al béisbol, tengo una XBox… Supongo que esas cosas hacen que sea normal. Por dentro, yo me siento normal. Pero sé que los niños normales no hacen que otros niños normales se vayan corriendo y gritando de los columpios. Sé que la gente no se queda mirando a los niños normales en todas partes."





Reacciones: 

viernes, 4 de abril de 2014

¿Qué personaje eres tú? III

Ella






El otro día me dijeron que una chica de aspecto raro estaba aquí en Segovia. El viernes pasado me dirigía hacia el acueducto con mis amigos y vi a una mujer con el pelo corto, moreno, piel blanca, ojos azules y vestía un chaquetón que la llegaba un poco más abajo de los tobillos. Miré el suelo para no tropezarme y volví a levantar la mirada hacia esa chica, y pensé: puede ser Selene, la chica de la que todo el mundo habla. De repente, pude observar que la perseguía un hombre, así que decidí acercarme a ella para decirle que aquel hombre, que vestía de oscuro, la estaba siguiendo. Me acerqué y cuando me dispuse a decírselo, antes de terminar esta frase, la mujer me cogió del brazo, me llevó deprisa a un callejón cercano y me dijo que me olvidara de su cara y de todo lo que había visto.

 En ese momento me di cuenta de que era ella, Selene, la reconocí por su carácter y en la manera en que me habló. Antes de que se fuera la nombré. Le pregunté que hacía aquí en la ciudad cuando ella no vivía aquí. Estuve hablando con ella un rato y me di cuenta de que en su mirada, aparte de nerviosismo,  había algo extraño.

Me contó que estaba buscando a una persona muy especial para ella, alguien que aparentaba ser humana, pero que en realidad era como ella, un vampiro. También añadió que su padre, Víctor, le había estado ocultando durante medio milenio que tenía un hermano o una hermana, y la pista de tal persona la había llevado hasta esta ciudad. De repente, vimos aparecer por el callejón al hombre que estaba persiguiendo a Selene, de modo que las dos echamos a correr.

Selene me llevó a su casa, que estab a las afueras de la ciudad, y me dijo que corría peligro, ya que ese hombre me había visto hablar con ella y a escondidas, así que no tuve más remedio que quedarme allí con ella. Como hacía calor, me quité la cazadora y me quedé en la camisa de tirantes que tenía debajo. Nos sentamos las dos en el único sofá que tenía su casa y Selene me ofreció agua. Le dije que sí; estaba muy asustada y muy sorprendida por lo que estaba ocurriendo porque nunca me había pasado nada parecido; algo así solo lo había visto en las películas y ya sabemos que lo que pasa en las películas es mentira.

Cuando Selene se levantó y se fue a la cocina, que estaba detrás del sofá, se dio cuenta de que yo tenía un signo tatuado en la espalda; un signo que me tatuaron cuando era pequeña. Selene, al verlo, se quedó muy pálida y me dijo con voz muy baja que ella también tenía ese signo tatuado en la espalda. Me lo enseñó y pudimos ver que era idéntico, así que no había duda, yo era su hermana, la persona que estaba buscando, pero ¿cómo es posible si yo nunca había tenido síntomas de vampiro? Estaba segura de que no lo era y, además, ni siquiera me gustaba la sangre, no podía ni verla, así que las piezas del puzzle no encajaban de ninguna manera.
Selene decidió llevarme a cazar algún animal para alimentarme y ver lo que pasaba. Llegamos a un bosque, pero no podía hacerlo, por lo tanto Selene decidió empezar ella primero. Después me dijo que no pasaba nada, que había que saber la verdad y esta era la oportunidad para averiguarlo, por lo que me decidí a hacerlo. Miré al animal fijamente a los ojos, pensé en el mordisco y en como fluiría su sangre por mi boca, el sabor que tendría, pero cuando dejé de pensar en esto, pude observar que ya lo había hecho. Los ojos me cambiaron de color y ni siquiera la sangre me dio asco, pues era como comerse una pizza. Ahí nos dimos cuenta de que era verdad, Selene había encontrado a su hermana y yo a una.
  
Selene me  llevó a nuestra casa, nueva para mí. Allí estaba Maikel, el ayudante de Selene, y Víctor, mi padre o, mejor dicho, mi nuevo padre. Me presenté ante ellos y hablé un tiempo con Víctor… Debido al rencor que sentía hacia él por haberme separado de mi familia, tomé la firme decisión de quedarme allí con mi  hermana, pero no hablarle a él.


Hablando con Selene de lo ocurrido, sonó el teléfono. Me desperté, con mucha sed, y fui a beber agua de mi cuenco. Luego volví a intentar dormirme, pero no pude. Mis dueños ya se habían despertado y era la hora de sacarme a pasear. Y ahora, después del paseo, aquí estoy, contando a Claudia, Tobi y Mily, mis amigos perros, lo que había soñado. Me doy cuenta de que el signo que, en el sueño, tenía tatuado en la espalda, es idéntico al signo que llevo en el medallón con mi nombre.

                                                                                                            Nella Rosa Burgos
Reacciones: 

viernes, 28 de marzo de 2014

Rincones olvidados

Las mujeres como creadoras y lectoras de cómic

En una biblioteca es fácil hacer llegar a los lectores las novedades o los bestsellers, así como ciertos temas de actualidad. Es un trabajo de difusión que hacen por nosotros los medios de comunicación.

Pero existen también muchos, demasiados rincones olvidados en una biblioteca. Autores que nadie lee, temas que a casi nadie interesan. Da igual la calidad de la obra, parecen ignorados por la fatalidad, la intencionalidad o el desconocimiento. Cualquier bibliotecario lo sabe y trata de luchar para que esos rincones olvidados de la biblioteca dejen de serlo.

Y con este objetivo un tanto utópico, hoy voy a romper una lanza a favor de las creadoras de cómics. Todo comenzó el verano pasado. La biblioteca renovó su sección de cómics tratando de darle la importancia que se merece. Para mí trabajar con ellos fue algo así como un redescubrimiento, como darle una segunda oportunidad a un género que devoré de niña pero que abandoné de adulta.

Por mis manos pasaron maravillosos cómics, pero hubo uno que captó especialmente mi atención, “Persépolis” de la autora iraní Marjane Satrapi. Dibujado de forma sencilla, con el blanco y negro como únicos colores, no parecía a priori un cómic demasiado atractivo. Sin embargo, la historia, la propia vida de la autora, me enganchó. En ese momento pensé en las razones que me habían llevado a dejar de ser lectora de cómic.

Observando durante un tiempo en la biblioteca, confirmé lo que ya sospechaba. La mayoría de los lectores adultos de cómic son hombres. A las mujeres en general no nos interesa este género y la mayoría cogen cómics para sus parejas o hijos. Ni siquiera los Shojos o Shonens, un tipo de manga especialmente enfocado a las más jóvenes, parecen contener historias que nos resulten atractivas a las mujeres.

Por eso me pareció importante dedicar este artículo del blog a las mujeres, sobre todo a las lectoras. Invitaros al reencuentro si, como yo, fuisteis lectoras de cómic, o simplemente comenzar a descubrirlo. Porque existen historias interesantes hechas por diferentes creadoras, cada vez más. De verdad que merece la pena conocerlas.

Porque si buscamos reirnos de nosotras mismas nada mejor que empezar con toda una precursora, Claire Bretécher que con un humor crítico e inteligente retrata a la mujer y la sociedad francesa de los 70. Otro ejemplo es Maitena y sus mujeres superadas, de sobra conocida pero siempre es apetecible volver a ella. En esa misma línea también otra argentina, Agustina Guerrero, nos divierte con sus mujeres llenas de inseguridades y complejos, sin olvidarnos de la autora francesa Hélène Bruller que con un humor más cruel repasa nuestras más divertidas neurosis.


Poniéndonos más serios, tenemos creadoras que producen novelas gráficas  más o menos autobiográficas. Esta corriente sigue estando de moda en el mundo del cómic y nuestras
autoras parecen sentirse muy cómodas en él. Es el caso de Marjane Satrapi y la ya mencionada “Persépolis”, donde la autora relata su vida en la asfixiante atmósfera del Irán de los ayatolás. Un magnífico testimonio en primera persona de la historia iraní más reciente. Jessica Abel, con su reconocida y premiada obra “La perdida” donde su protagonista Carla busca encontrarse en México de donde es originaria parte de su familia. Marian Henley y su “La joya más preciosa” que describe todo el proceso que llevó a cabo la autora para realizar una adopción internacional. Alison Bechdel, autora valiente, que en sus historias se sincera ante su homosexualidad y la problemática relación con su madre. Élodie Durand con su obra “El paréntesis”. La autora, haciendo prácticamente un ejercicio de catarsis, habla de la dura enfermedad cerebral que sufrió y que provocó en su vida, como reza su título, un verdadero paréntesis.

Mención aparte merecen cierto tipo de mangas dirigido a público femenino adolescente, shojos y shonen, algunos creados por autoras japonesas, entre las que destaca la veterana Rumiko Takahashi con obras como “Maison Ikkoku”, “Ranma 1\2” o “Inu Yasha”.



Y estas son solo algunas sugerencias. Porque nuestra idea es seguir mimando este género y adquirir obras de nuevas creadoras como la segoviana Taki y su manga “Spyglass”. Solo esperamos que, a partir de ahora, la sección de cómic deje de ser un rincón olvidado para nuestras lectoras.
Reacciones: 

viernes, 21 de marzo de 2014

Recomendación de teatro marzo 2014

Con motivo de celebrarse el 8 de marzo el Día Internacional de la Mujer, este mes nuestras recomendaciones de teatro son una muestra de obras escritas por mujeres.
Se trata de autoras españolas actuales que abordan una temática muy variada, tanto como lo son sus personalidades; esto demuestra que no hay una literatura femenina sino que cada persona tiene intereses y emociones propios y sobre ellos o desde ellos escribe, sea cual sea su sexo.

En estos textos podemos encontrar desde una revisión de la figura de Doña Jimena como una mujer de gran personalidad, hasta la irracionalidad de tres personajes llevada a límites insospechados (“Alimentamente”), pasando por una recreación en verso del Siglo de Oro Español, en la que se mezclan personajes reales y literarios de toda clase social (“¡Viva el Rey!”) y finalmente, un diálogo que plasma la angustia y la soledad de nuestra sociedad (“Aquel aire infinito”).



Lluisa Cunillé
    
T CUN aqu













Helena Gimeno
                  
T GIM ali













Mª José Martínez Sánchez
T MAR viv













Magdalena Lasala
T LAS doñ

Reacciones: 

miércoles, 19 de marzo de 2014

Recomendación de poesía para marzo 2014

Aunque  no se necesita excusa para recomendar poetisas, aprovechamos el mes de la reivindicación femenina por excelencia y traemos a nuestra sección un grupo de escritoras españolas contemporáneas. Cada una de ellas representa una manera distinta de entender la poesía tanto en la forma como en el fondo. Sin embargo, los temas que abordan son universales: Las contradicciones entre las raíces que nos anclan a un tiempo y un lugar concretos y el mundo actual en constante cambio; la ilusión y el desencanto en las relaciones personales; la deshumanización de nuestra sociedad; reflexiones sobre las cosas cotidianas; las vendas que nos ponemos en los ojos para no ver una realidad que nos disgusta y nos avergüenza… En cualquiera de los casos, visiones muy interesantes y a la vez llenas de lirismo.


Martha Asunción Alonso
P ALO det















Ángeles Basanta
   
P BAS poe














Graciela Baquero
P BAQ cro

                             












Nuria de la Aranda

P ARA pal
       

                                   










Berta A. Alfaro

                                                 
P ALF dem
Reacciones: 

viernes, 14 de marzo de 2014

El niño que quería matar

AM GAL jov

Información proporcionada por la editorial


"Me llamo Max, tengo catorce años y tengo más miedo que el resto de los niños. Porque a veces me pasan por la cabeza unas cosas muy extrañas que no sé qué son, de dónde vienen ni para qué sirven. Si es que sirven para algo. Y entonces tengo la sensación de que los otros se dan cuenta de que no soy como ellos y por eso me tienen miedo." Así comienza el relato de Max. Un relato duro y sincero. Con la honestidad del que se sabe diferente. Con la crueldad de quien es consciente que no encaja. Con las peculiaridades de quien se reconoce enfermo.

Esta novela, escrita por Lolita Bosch, ha sido ganadora del Premio de Literatura Infantil y Juvenil Cifre de Colonya 2013 y está publicada por la Editorial La Galera. Lolita nació en Barcelona en 1970. Ha vivido en diferentes países, pero actualmente vive a caballo entre Barcelona y México. Licenciada en filosofía, se dedica desde hace años a la literatura y a la investigación. Escribe en catalán y castellano, y su obra se ha traducido al inglés, al polaco, al gallego, al euskera y al francés. Ha ganado diversos premios (tanto de literatura infantil como novela para adultos). Lleva a cabo diferentes proyectos culturales con América Latina.

NUESTRO COMENTARIO

Max es un niño muy especial porque tiene un problema psicológico que le hace tener miedo y sentirse solo. Lolita Bosch apunta en este libro que el uno por ciento de los adolescentes tiene un problema psicológico y la mayoría no se atreven a decirlo. Pero Max, nuestro protagonista, si lo hace; quizá porque no le queda más remedio ya que en clase de biología, al tener delante el cadáver de una rana, se ha puesto a gritar y ha perdido el conocimiento. Este hecho ha sido el detonante para que Max reconozca su problema: “… a veces, su cabeza se va, dejándole solo, como si estuviera en un viejo muelle abandonado”. Cuando esto ocurre, Max piensa en matar animales. Y después de visualizar esas escenas de muerte siente asco y se encuentra fatal.

Max piensa en matar, y él sabe que eso no está bien, y siente miedo de sí mismo y de que los demás sepan en qué está pensando. Pero, también sabe que es incapaz de matar y que lo que él piensa hay mucha gente que también lo hace: "…En verdad soy bastante parecido a los demás. No soy un monstruo. Aunque piense a menudo cómo sería abrir el cuerpo de un animal con un tajo, seco, y me dé asco...”

Estamos presenciando la lucha de un niño de 14 años por querer llevar una vida normal, como los demás. Que sufre porque se sabe diferente, con un problema importante. Que piensa que es el responsable de lo que le pasa. Sin embargo, con la valentía necesaria para afrontar ese problema de cara e intentar seguir adelante. Lolita nos mete en la mente de esta niño, en primera  persona,  para que vayamos de la mano con él sintiendo su problema, sintiendo su necesidad de no estar solo, de no ser encerrado en un centro psiquiátrico. El apoyo y comprensión de sus padres en este viaje es fundamental. Y Max consigue salir y volver a su instituto y, sobre todo, "pensar en lo que es importante".

Un libro valiente que nos adentra  en el abismo de las enfermedades mentales y de la dificultad de identificarlas  y tratarlas. Sin embargo, a pesar de lo angustiosos  que  son los pensamientos de Max, de su sentimiento de culpa y su miedo, la esperanza nos acompaña durante todo el trayecto.

Lectura imprescindible para ayudarnos a entender los problemas que tiene algunos niños que nos rodean y aprender a comprender su actitud.

OTROS LIBROS AFINES QUE PUEDES ENCONTRAR EN LA BIBLIOTECA


N PAL lec

"La lección de August" de R.J. Palacio, editado por Nube de Tinta

Nos habla de un chico con un físico diferente y sus problemas de integración. Podéis leer una reseña que ha hecho Lorena Mozo para la revista literaria El Templo de las Mil Puertas





N CAM alg

"Algún día este dolor te será útil" de Peter Cameron, editado por Libros del Asteroide

Cameron nos presenta un protagonista con problemas para relacionarse con las personas, introvertido e inteligente, que se cuestiona su entorno y tiene muchas dificultadaes para tomar decisiones que van a ser relevantes en su vida. 
Benito Garrido ha hecho una reseña para El Placer de la Lectura
Reacciones: 

viernes, 7 de marzo de 2014

¿Qué personaje eres tú? (II)

Aquí tenéis una segunda entrega de los relatos que se escribieron en 
nuestro taller de escritura e ilustración "¿Qué personaje eres tú?"


"Turquesa y ceniza "


                                                                                           
                                                                                                                                  Ocaso. Un paisaje desierto, austero y gris. No hay árboles a su alrededor, ni setos ni matorrales. Carece de toda decoración campestre. Son las cinco de la tarde; el sol invernal, aun visible en el horizonte, luce orgulloso, resistiéndose a morir. Luces y sombras colocan una oscura sábana sobre la extensa llanura. Solitaria y apagada.  A ambos lados de la pradera se distingue, aunque imperceptiblemente, una serie de pequeñas rocas teñidas de negro por la puesta de sol y rodeadas por cañas que serpentean sobre un camino arenoso. La brillante luz que irradia el horizonte comienza su despedida, triste, silenciosa. El viento artero, agita los herbazales, mientras en el cielo aparecen esferas luminosas. Las estrellas iluminan el fondo cubierto de matices rosas y anaranjados. El plenilunio pronto aparece, apenas perceptible, tras una masa de nubes rojizas. En el cielo se libra una batalla, los rayos del sol luchan agonizantes ante aquel oscuro manto que se acerca cauteloso, como un agresivo y poderoso enemigo. Las estrellas expectantes susurran que pronto pasará. Las nubes las escuchan, son viejas y ya han visto de todo; responden mientras el aire gélido de invierno inviste violentamente contra ellas, privándolas así de toda forma y posición. Sí. Pronto ocurrirá. Pronto dará comienzo. Las estrellas lo saben, ellas, cuyo tono de color ámbar encendido va transformándose en luz de plata a medida que desaparece el sol, ocultan un secreto. Mi nombre, susurrado por las últimas ráfagas del viento embravecido. Alzo la vista al cielo y contemplo. La luz del ocaso se debilita por momentos, pierde su fuerza y color. El negro pronto se convierte en el rey del lugar. El color de la tristeza, la oscuridad, el olvido. No es una lucha por conservar mi dignidad, es una lucha interior. Es el deseo de los recuerdos hermosos lo que acrecienta mi corazón. Él, convertido en un pequeño gorrión, enjaulado entre barrotes de puro acero, irrompibles, impenetrables, da saltitos en su interior esforzándose por encontrar alguna salida. Respiro y entonces tomo conciencia. ¿En qué persona me he convertido? Mis piernas flaquean y me siento como una criminal empedernida, triste, sola, rodeada por un oscuro manto, frío e impasible. Recuerdos enterrados hace mucho tiempo en las profundidades de mi corazón, vuelven a despertar. Se remueven inquietos en mi cabeza y comprendo que ha llegado el momento de retroceder al pasado, de contar una historia. Un relato de hace muchos años. Rejas y cerrojos vestigiosos, de un tiempo en que las personas creían tales cosas. La historia de un chico hermoso y muy extraño. Venido de algún lugar lejano, exótico. De expresión serena y profunda, tenía un poder: hechizaba a todo el mundo con sus ojos brillantes y de color turquesa. Una fuerza extraña y  poderosa atraía a la gente hacia él, el hombre apuesto y desconocido, sin voz, sin nombre. Hasta que un día se cruzó en mi camino. Robbie Hunter. El joven misterioso y de sonrisa cautivadora, aquel cuya presencia llenaba el lugar con un silencio electrizado. Sus bellos ojos mirándome con esa manera tan profunda que solo el poseía. Su mirada, atravesándome del mismo modo que una flecha atraviesa una manzana.  Lo amé. Una vez. Y aquello destruyo mi mundo para siempre. ¿1920, 1923? Ha pasado tanto tiempo que ya no recuerdo.  En mi mente resurgen de las cenizas las sombras del pasado, despiertan de ese profundo sueño y brillan resplandecientes en la oscuridad. ¡Shhh! ¡Puedo oírlo! Ahora cierro los ojos y escucho, escucho sus voces llamándome, sus pálidos dedos agitándose en el aire. Rostros fantasmagóricos que ya nunca volverán. Mi cuerpo percibe el trémulo aire helado de la muerte, frío, mientras fuera, en mi mundo, las personas se mueven como muñecos de cera. Alguien ha comenzado a respirar, late húmedo su corazón, su voz invade mis oídos y me susurra que ha regresado, que ya está de vuelta, y que tales visiones no son para personas como yo. Un temblor en el aire, una leve corazonada y desvío la mirada. Hannah. Ella está preciosa con un vestido blanco. Hannah con la piel blanca y aterciopelada, cabello oscuro ensortijado, hoyuelos en la comisura de su boca angelical. Sus ojos grandes y brillantes eran del más pálido azul, mirarla a los ojos era como mirar un lago sobre el que brillara una potente luz. Hannah con su aspecto cincelado, tenía el aspecto de una muñeca de porcelana tan delicada, que parecía que iba a romperse en mil pedazos solo con mirarla. Hannah, poseyendo aquel tipo de belleza especial, apreciable en cada facción, dando la impresión de una bella reina apasionada y cautivadora. Y de pronto... ¡Ahí esta! Robbie Hunter. El hombre misterioso. Vistiendo un traje negro, impecablemente planchado y elegante. Alto y delgado, Robbie exudaba un gran atractivo físico, aquel atractivo con el que había hechizado mi corazón. La ira, los celos, pronto invadieron mis venas convirtiéndome en una persona ruin y despiadada. Saber que había jurado amor eterno a mi hermana Hannah, me llevó al borde de la locura. Mi mente entró en un estado de interminable obsesión, me peleaba con mis pensamientos e incluso con las motas de polvo que danzaban a mi alrededor. Era lo mismo el día y la noche, cuando veía a Hannah y a Robbie juntos, cuando veía los numerosos gestos de cariño que se regalaban, no pasaba el tiempo. Era como si no saliera el sol, es más, juro que no salía el sol. Todo estaba oscuro y negro para mí. Él, que hizo creer que me amaba, destrozó mi corazón y lo despiezó en pequeños pedacitos en el interior de mi pecho. Y entonces lo supe. Debía actuar. Rápida, discreta. El tiempo se ha plegado sobre sí mismo y ahora estoy de nuevo en Riverton Manor. 


Es otra vez 1920. Avanzo despacio entre las esquinas de la propiedad y me siento poderosa por última vez. Contemplo mi sombra a la luz de la luna y mi respiración se acelera. Una voz interior cobra vida en mi mente. «Es tuyo», me susurra. «En verdad eres afortunada, porque es tuyo y de nadie más». Y a medida que aquella voz va creciendo en mi cabeza, se hace más fuerte y ruidosa. Sigilosa, como un cruel bandido, atravieso las dependencias de los criados convencida de ser invisible. Nadie debe verme. Es mi propósito, es mi secreto. No van a detenerme, ni un par de manos poderosas, ni cientos de bocas abiertas exhalando gritos de terror. Mis pies avanzan por el interior de la mansión, pero mi mente permanece junto a Robbie. Robbie, Robbie. A lo lejos escucho las risas, las voces, faltan menos de quince minutos para que termine el año. En los jardines de la propiedad la gente baila, y pese al frío que azota sus rostros, gritan y chillan enloquecidos. Colores, movimientos. Debo darme prisa. No queda demasiado tiempo. Por fin llego a mi destino. Mis dedos pálidos y temblorosos abren cautelosamente la puerta de caoba y entonces lo comprendo. Ya estoy dentro. La habitación de Hannah esta más oscura que de costumbre. Collares de perlas, paños de seda, objetos propios de la alta aristocracia descansan sobre el suelo. Me acerco al espejo. Una chiquilla de dieciséis años me devuelve la mirada, sus ojos son azules, pero tristes, su cabello oscuro, pero lacio, nada que ver con la hermosa Hannah. Hannah, Hannah. Un ligero gemido hace que vuelva la cabeza y de pronto mis ojos se dilatan, porque allí mas cerca de lo que imaginaba, ellos respiran tranquilos. Dulce y apaciblemente duermen en brazos del otro, y sueñan con jabones y amapolas, con altas jarras de leche y perfumes penetrando en su piel. Los observo: la belleza de la quietud. A lo lejos, un estallido. Comienza la cuenta atrás. 1921 esta cerca. No me queda mucho tiempo, pronto despertarán. Contemplo por última vez sus bellos rostros, sus pechos subiendo y bajando, un ligero hormigueo en mis ojos y lágrimas resbalan por mis mejillas. No me lo pienso, actúo. Agarro la pistola y con dedos temblorosos apunto a mi hermana y a su amante. Parpadeo, vacilo. «Es tuyo, lo sabes», aquella voz sigue latiendo con fuerza en mi interior. «¿De verdad es mío?» «Sí, tuyo. ¡Hazlo ya!» Tres, dos, uno...los estallidos de alegría ocultan el sonido del disparo y entonces huyo corriendo hacia donde nadie pueda encontrarme, a la pradera. Miro al cielo. La luna me sonríe desde arriba, inconsciente de mi desgracia. El rostro de Robbie se me aparece incluso en forma de estrella. ¿Qué he hecho? «¿Qué es lo que has hecho?» La voz interior palpita en mi cabeza, invade mis pensamientos y me susurra: «¿Qué clase de persona eres? ¿Ves lo que has hecho?». Sus palabras me atormentan. «¡Déjame en paz, vete!» Pero ella, la voz, que es  gorda y peluda, y muy pesada, no se va. Se resiste a marcharse y, en cambio, me continúa martirizando. «Allí ¿lo ves? Es una sombra, espectro de la muerte que viene a buscarte, ha oído la llamada y tú eres su billete.» Testigos son la luna, las estrellas, el paisaje brillando en medio de ninguna parte, la rugosidad de las cañas acurrucadas, la acolchada extensión de los campos, la tersura del foso de melaza. «¿Te das cuenta? Puede sentirse, ven, si te acercas y escuchas tú también, lo entenderás. Que la pradera está hechizada, que ella te esta hablando, susurrando. Que no has sido capaz de comprender, y que tú no te has comportado sabiamente.» «¡Basta, calla!» No puedo, no puedo. Las palabras flotan a mi alrededor. Tengo apenas dieciséis años y soy el peor de los seres. Una incomoda sensación me aprisiona la garganta y con sus poderosas y afiladas garras me desgarra las entrañas, y entonces el peso de la culpa invade mis venas. «No te has comportado sabiamente.» Robbie, Hannah, lo siento, pronto estaré junto a vosotros, volaremos juntos hacia el cielo. Agarro el arma, fluyen los sentimientos: miedo, tristeza, dolor. Mi cabeza da vueltas. Alzo la vista por última vez, y entonces la pradera pronuncia mi nombre y me habla. Me habla de leyendas, de otras gentes y de otros tiempos. De amores perdidos, de recuerdos olvidados, de ilusiones encontradas, de la magia de sus tierras; es un mundo mágico y confortable. Sus rocas contienen secretos y misterios. No me devuelven a la infancia, me proyectan el futuro... Es etéreo, se entremezcla con el cielo y se confunde con el viento. Y yo estoy allí, parada con el revólver apuntando mi sien.  Me concentro, siento que aquello es lo más bello que he visto jamás, algo capaz de hipnotizar hasta el ser mas despiadado. De repente, el sonido del último disparo. La luna lanza un grito desgarrador y después se acabó. Oscuridad. Todo ha terminado. Ya no pienso, ni siento, tan solo miro mientras me elevo hacia la nada. Y sé que estaré acompañada, que estaré flotando junto a Robbie y a Hannah, y que él y ella son uno.

                                                                                   Sara García 

Reacciones: 

viernes, 28 de febrero de 2014

Nuestras novedades en Pinterest

A partir de ahora , las novedades de libros, música y películas 
las encontrarás en nuestros tableros de Pinterest


Además de poner las fotos de todas las actividades que hacemos en la biblioteca, puedes encontrar las reseñas de libros, películas y música que hacemos para vosotros en este blog. Si quieres estar siempre al día de las que publicamos, suscríbete a nuestro tablero "Reseñas de libros juveniles"


Si quieres ver qué álbumes de música han entrado en nuestras estanterías, suscríbete a "Novedades de música" 


Si lo que prefieres es saber qué películas se han incorporado a nuestros fondos lo tuyo  "Novedades DVD"


Para ver las novedades de libros sigue nuestro tablero
 "Novedades libros juveniles"



Podrás acceder todos nuestros tableros en 
www.pinterest.com/bibsegovia

Reacciones: 

viernes, 21 de febrero de 2014

Recomendación de teatro para febrero 2014

Alfonso Sastre



Alfonso Sastre Salvador nació en Madrid en 1926. Escritor, dramaturgo, ensayista, guionista cinematográfico y siempre controvertido. Terminó  Filosofía y Letras después de dejar sin concluir otros estudios. En 1993 fue Premio Nacional de Literatura Dramática.

En el ámbito personal, destaca su compromiso social y político que comenzó con la lucha antifranquista y se prolonga hasta nuestros días con su vinculación a la izquierda nacionalista vasca.

Concibe el teatro como arma para cambiar la sociedad, abarcando su afán de renovación no solamente el aspecto formal sino también el contenido y batallando, desde sus inicios como dramaturgo, contra el teatro burgués que dominaba la escena de la época.

Polémicas aparte, lo que nos interesa en esta sección es destacar de sus obras, tanto los personajes con los que crea tipos muy definidos, como las preguntas  que plantea en sus textos.

Todo ello provoca en el lector o espectador de su teatro un sinfín de reflexiones sobre aspectos esenciales del ser humano, de la sociedad en que vive y de las relaciones con los otros.

Como muestra de su producción teatral:

  • “Escuadra hacia la muerte. La mordaza”           T SAS esc
  • “Tierra roja”                                                     T SAS tie
  • “Muerte en el barrio”                                         T SAS mue
  • “La sangre y la ceniza”                                      T SAS msv
  • “Crónicas romanas”                                           T SAS cro

Reacciones: 

Recomendación de poesía para febrero 2014

Luis Antonio de Villena


Luis Antonio de Villena (Madrid-1951), Licenciado en Filología Románica, es un completo hombre de letras: poeta, narrador, ensayista, crítico literario y traductor. Perteneciente como poeta al grupo de los novísimos o venecianos, dentro de la llamada generación del 70, es un hombre muy culto de formación clásica, lo que queda reflejado en sus escritos. Destacado representante de la literatura homosexual en nuestro país, este tema impregna todos los ámbitos de su producción literaria, desde el ensayo a la narrativa y por supuesto también  su obra poética. De todo ello tenéis una extensa muestra en nuestra biblioteca.
Ha recibido numerosos premios: Nacional de la Crítica en Poesía (1981), Azorín de Novela (1995), Internacional Ciudad de Melilla en Poesía (1997), Sonrisa Vertical de Novela Erótica (1999), Premio de Poesía Generación del 27 por “Los gatos príncipes” (2004) e Internacional de Poesía El Viaje del Parnaso por su obra “La prosa del mundo” (2007). Precisamente estas dos obras del autor son las que os recomendamos, por ser representativas de dos corrientes poéticas distintas, en cuanto a estética se refiere; sin embargo los temas que tratan son afines: criticar  lo humano y lo divino del mundo en el que vivimos, especialmente todo aquello que es políticamente correcto, pero que oculta injusticia y crueldad. Aunque como dice Villena “Siga existiendo la salvación del arte y de la belleza”.

También esta recomendación incluye varias de las antologías poéticas que Luis Antonio de Villena acostumbra a realizar, no de poemas propios, sino de otros autores. En esta ocasión son poetas actuales, para que conozcáis más de la poesía que se está haciendo en este momento; con la cercanía que eso supone, no sólo en el tiempo, sino en la conexión de temas y sentimientos. Como siempre esperamos que todo ello os anime a plasmar por escrito vuestras ideas o emociones e incluso darlas a conocer.

Obras del autor:
  • “La prosa del mundo”              P VIL pro
  • “Los gatos príncipes”               P VIL gat

Antologías:
  •  “Fin de siglo”                           P VIL fin
  •  “La inteligencia y el hacha”      P int
  •  “La lógica de Orfeo”                P log



Reacciones: