viernes, 31 de octubre de 2014

"Halloween", relato de terror de de Bárbara Ruiz

Halloween



-¿Por qué nadie ha colocado aún las rosas negras en su sitio? ¡Más brío, que esto parece un funeral!

Lisa Harris, estudiante modelo, animadora y presidenta del comité de alumnos de último curso, tenía unas altas expectativas sobre la velada de la noche siguiente. Estaba decidida a que aquel Halloween fuera el más terrorífico de sus vidas, no en vano era ella la encargada de preparar dicha fiesta en su instituto.
- Veamos, tenemos que situar todavía estas mesas tan pesadas. Chicos ¿podéis encargaros vosotros?- exclamó imperiosamente, señalando a un par de compañeros de aspecto fornido pertenecientes al equipo de rugby.- Llevadlas a la parte de atrás, junto al altar de los sacrificios.
- ¡Lisa, Lisa! Hemos traído todo lo necesario.
La joven se volvió para recibir a sus dos amigas de toda la vida, Jade y la pequeña Bonnie, que llevaban en las manos todo tipo de enseres para contribuir a la decoración. Rebuscando en los armarios de sus casas habían conseguido reunir calabazas, disfraces, varias máscaras horripilantes, sangre falsa e incluso una pócima de la mala suerte que les vendió una bruja en Salem, una vez que fueron de excursión. La vieja les aseguró que contenía espíritus encerrados en su interior, y que aquella magia ancestral de sus antepasados aún conservaba toda su fuerza intacta. La mayoría de los muchachos se burlaron de ella y Bonnie terminó comprándola porque su natural compasión la hizo compadecerse de la anciana.
Se había hecho tarde, y Lisa decidió que debían darse un respiro por esa noche: despidió a los demás colaboradores, asegurándose de que todos ellos acudirían temprano al día siguiente para encargarse de dar los últimos retoques, y se apresuró a guardar el material que sus amigas acababan de proporcionarle en un rincón del escenario. Con las prisas, rozó sin querer el frasco que contenía la pócima, que cayó y se rompió en mil fragmentos, derramando todo su contenido por el suelo. La joven se sobresaltó, pero enseguida reaccionó y se dispuso a limpiar el desastre. La cara de Bonnie reflejó verdadera preocupación.
- ¡Oh no! Lo has roto, Lisa, ahora estarás maldita para siempre.
- No seas tonta Bonnie, no es más que un poco de agua y colorante con especias. No creas todas esas supersticiones.
- Desde luego, apesta. Si el olor se conserva hasta mañana, irá de perlas con el ambiente.- puntualizó Jade.
- No deberías burlarte así de los espíritus…- murmuró su amiga.
Lisa rió y se despidió de ellas, tratando de quitarle hierro al asunto. En su interior, ella tampoco se sentía cómoda con el tema. No quería creer en la superstición, pero un mal presentimiento se había apoderado de ella desde que el frasco se había derramado. No podía evitar preguntarse si serían ciertas las historias.
La brisa nocturna del exterior le ayudó a despejarse. Se preciaba de ser una persona racional, de modo que sacudió la cabeza y olvidó todas aquellas tonterías. Se dirigió hacia su casa, pensando en su disfraz del día siguiente. Sin duda, sería la estrella del baile. El vestido representaba a una hechicera de alta categoría de la Edad Media, descendiente de los mismísimos druidas. Lisa lo había encargado a un conocido modista, quien lo había hecho expresamente a medida para ella. Le había costado una fortuna, quizá demasiado, pero la ocasión lo merecía.
Faltaba poco para llegar a su hogar cuando sintió una sacudida y el suelo se hundió bajo sus pies. Confundida, se percató de que se le había roto un tacón del zapato. Nunca le había sucedido nada semejante. Rezongando para sus adentros, realizó a la pata coja el resto del camino, y cruzó la verja de su jardín. Como era habitual, sus padres no habían llegado todavía.
La joven cerró la puerta con llave y arrojó los zapatos estropeados debajo de su cama. Había sido un día agotador; sin ganas de pensar en nada más, cenó rápidamente, se desvistió y deslizándose entre las sábanas, durmió profundamente.

***

- Cariño, no llegues muy tarde esta noche ¿de acuerdo? Nosotros saldremos en un minuto. Alex, ¿nos vamos ya?-dijo, dirigiéndose a su esposo. ¡Volveremos a ser los últimos en llegar!

Los padres de Lisa pasarían toda la velada fuera, en una fiesta privada.

- Descuida mamá, pediré un taxi para volver.
- Muy bien. Y recuerda que, si quieres terminar la decoración de la casa, te he sacado del desván los adornos del año pasado, creo que servirán. Que pases una buena noche cielo.

A pocas horas del baile, Lisa se tumbó en su cama con dosel y suspiró. El día no había transcurrido de manera muy agradable. Amaneció bajo un cielo encapotado y tormentoso, muy apropiado para un 31 de octubre. La chica se vio obligada a coger un autobús que, debido al tráfico creciente por la amenaza de lluvia, se retrasó, por lo que llegó tarde a los últimos preparativos en el gimnasio de su instituto. Para empeorar las cosas, se produjo un error con el repartidor de las bebidas y sólo disponían de la mitad de los refrescos necesarios. Sus amigas la miraban con cautela, como si en cualquier momento le fuesen a crecer arrugas, garras en lugar de uñas, o una verruga en la cara.
- ¡Ya basta, chicas! ¡Casualidades, ca-sua-li-da-des! E incompetencia de algunos. No tiene nada que ver con la dichosa pócima que se rompió ayer. ¡Oídme! Esto tiene que ser divertido, no un funeral verdad! ¡Vamos, ya casi hemos terminado! Bonnie hizo un mohín, y Jade encogió los hombros, no muy convencida.
Sin embargo, nadie ganaba a Lisa Harris en cabezonería, de modo que se empeñó en ignorar esos detalles y ridiculizar las preocupaciones de sus amigos. Incluso se las apañó para ignorar la molesta sensación de estar siendo vigilada, impresión que tenía desde que se había levantado. Ella creía en las casualidades, pero no en la brujería o en el “mal karma”.
Se levantó y dirigió sus pasos hacia la gran caja que su madre le había dejado preparada, decidida a dar los últimos golpes maestros en la decoración con motivo de Halloween. Colocó cuchillos ensangrentados por toda la casa, un par de calabazas en el porche, y de la puerta colgó unas tiras de plástico que asemejaban las fuertes hebras de una telaraña, enredándose unas con otras. Lisa se sonrió: eran tan reales que los niños dudaban, asustados, antes de acercarse a su puerta Estaba acostumbrada a encargarse de este tipo de cosas por su cuenta. Nunca había sido miedosa y, para ella, no era extraño encontrar la imagen de su hogar vacío, ni oír otra cosa que no fuera un silencio inquietante.
Pero, ¿realmente era esa noche como las demás? Lo único que se escuchaba era una auténtica algarabía procedente de fuera, que contrastaba con el silencioso interior. La joven esperaba que los alaridos espeluznantes y los gritos de “truco o trato” no se alargasen mucho más. Asomada a la ventana, advirtió cómo un ejército de brujas, esqueletos, duendes y magos tomaba las calles. Ese ambiente de caos y confusión logró filtrarse por los resquicios de la puerta, e introducirse en su casa, provocándole una gran sensación de desasosiego. Los nervios y el ajetreo de los últimos días estaban empezando a pasarle factura.
Recorrió todas las ventanas una por una, bajando persianas y cerrando postigos pero, al finalizar, sintió que había sido encerrada en vida con sus más profundas pesadillas. Sentía un aliento invisible soplando contra su nuca, y corrió por el oscuro pasillo sin mirar atrás. Logró llegar al cuarto de baño de estilo victoriano y en un intento de poner a prueba su cordura, encendió todas las luces.
Como era lógico, allí no había nadie. Más calmada, se embutió en su disfraz de hechicera medieval, y comenzó a maquillarse con su brocha favorita. Lisa se miró en el espejo. Realmente, el traje le favorecía, resaltando su pelo castaño y los ojos verde oscuro. Sonrió con coquetería; estaba convencida de que la nombrarían reina del baile.
Un nuevo ruido la distrajo. Parecía provenir de a tan solo unos pocos metros. ¿Habrían regresado sus padres por algún motivo? Con el corazón en el puño, se atrevió a salir, avanzando de puntillas por el interminable pasillo. Qué curioso, toda la casa parecía encontrarse en silencio, salvo por ese extraño sonido que volvía a repetirse. Quizá fueran imaginaciones suyas. Sin embargo, lo escuchó de nuevo, mas en aquella ocasión parecía provenir del lado opuesto. Pero esta vez sí podía identificarlo: ¡voces! Eran voces, voces en un idioma que no podía identificar, pero que la amenazaban, la acosaban sin piedad. Desquiciada, salió corriendo a ciegas hacia la puerta del porche. La parte racional de su mente le decía que allí no podía haber nadie, pero se dejó dominar por el pánico. Sabía que alguien o algo la perseguía. Parecía como si una enorme mano viscosa la hubiera atrapado; se le enredaba en el cabello, impidiéndole avanzar. La joven notó cómo algo trataba de detenerla, oprimiéndole el pecho, el cuello, el cuerpo entero. La telaraña descendió sobre su presa, oprimiéndola poco a poco. Un grito de puro terror se ahogó en su garganta. Incapaz de ver nada más, se debatió con todas sus fuerzas, pero la oscuridad la asfixiaba, y un manto negro se cernió sobre ella de golpe, sepultándola.

***

Fuera, en la calle, la gente disfrazada para Halloween se detenía para admirar la decoración de algunas casas, en especial una en la que en la puerta habían ahorcado a una hechicera medieval.

- Caramba, qué conseguido está – comentaba la gente. – ¡Parece real!


                                                                                                  Bárbara Ruiz
Reacciones: 

viernes, 24 de octubre de 2014

Rincones olvidados: Ítalo Calvino

Ítalo Calvino, siempre sorprendente



Leyendo un día la novela de Ítalo Calvino Si una noche de invierno un viajero”, me sorprendió la descripción que se hace del recorrido de un lector por el interior de una librería. Hasta llegar al lugar que desea, este va diseccionando por categorías los libros de las estanterías. Los Libros Que Puedes Prescindir de Leer, los Libros Que Hace Mucho Tiempo Tienes Programado Leer, los Libros Leídos Hace Tanto Tiempo Que Sería Hora de Releerlos o los Libros Que Has Fingido Siempre Haber Leído Mientras Que Ya Sería Hora De Que Te Decidieses A Leerlos De Veras, entre otros.
Me pareció divertido y probé a hacer mi propia clasificación en nuestra biblioteca. Los Libros Que Fueron BestSellers Desvencijados Por El Uso Que YA No Se Acuerda Nadie De Ellos, Los Libros Que Están Muy Arriba Y Nadie Ve, Los Libros De Autores Que Escribieron Mucho Pero Solo Destacaron Por Una Obra o los Libros de Escritores Conocidos Pero Que Nadie Lee Y Terminan Siendo Rincones Olvidados. Como veis no lo pude evitar, hice una clasificación muy bibliotecaria y muy de “rincones olvidados”.

En ese momento, pensé en Ítalo Calvino. Me pareció que perfectamente podría encuadrarse en la última categoría. Era de esos autores que todo el mundo conoce pero que, realmente, se leen poco. Y así fue como todo comenzó a unirse en mi cabeza. Ítalo Calvino, rincones olvidados, literatura… Ya estaba pensado en un nuevo artículo para esta sección que, además, solventaba una deuda pendiente con la buena literatura.
Ilusionada por el proyecto, pronto me topé con un imprevisto que paró en seco mis expectativas. El autor tenía fama de difícil, erudito, complicado… Pensé en ese momento si no sería más conveniente buscar otro autor más “digerible”. Yo misma estaba leyendo “Si una noche de invierno un viajero” y, aunque me estaba encantando, tenía que admitir que no era una obra para todos los gustos.
Pero solo fue un momento de debilidad, pronto me rebelé. ¿Por qué tener prejuicios a la hora de recomendar literatura? Ítalo Calvino es un grandísimo autor, con una producción tan variada que es muy probable que nos guste e, incluso, que nos deje huella como lectores. Es de ese tipo de autores maravillosos. Está bien leer literatura para entretenerse sin más, pero de vez en cuando hay que probar nuevos retos.

Fue así como me convencí, al fin, de que tenía que recomendaros a Ítalo Calvino.
Nacido accidentalmente en Cuba por el trabajo de sus padres, su existencia y formación se desarrolló en Italia, a excepción de unos años vividos en Francia. Desde muy joven su vida transcurrió entre los libros, la literatura y la escritura; de hecho, estudió Letras en la Universidad y uno de sus primeros trabajos los realizó en una editorial.
Ítalo Calvino fue un hombre de gran inteligencia que destacó principalmente por su gran capacidad analítica y ese apetito por hacer cosas siempre diferentes. Por tanto, no busquéis en él alguien que se conformó con escribir cuentos, su género favorito, o novelas. Él fue capaz de analizar su propia obra y la de los demás, buscando la esencia de la narración prácticamente como un científico.
Cada vez que se enfrentaba a una nueva obra o la desarrollaba, analizaba cada párrafo, cada frase, cada palabra hasta dar con la adecuada. Él mismo reconocía que no le era fácil escribir y que, a veces, le invadía la pereza o las dudas. Tachaba más que escribía y todo con el objetivo de dar un producto al lector del que él estuviera satisfecho.
Otra de las cualidades de este autor, como ya os he dicho, fue la pretensión de no repetirse a lo largo de su obra. Ítalo Calvino dijo en alguna entrevista que le aburría escribir, pero supongo que empleó su fino sentido del humor para que el periodista obtuviera un titular. Lo que realmente buscó siempre fueron nuevos retos, proyectos originales que le motivaran. Algo que le tenemos que agradecer, ya que nos ha permitido disfrutar de un planteamiento diferente y sorprendente en cada una de sus obras.
Si después de lo dicho os he abierto el apetito literario, me alegro, porque Ítalo Calvino no merece reposar demasiado en nuestras estanterías, ni esperar a un aniversario para ser pasado a la estantería de las efemérides.
Ahora bien, os preguntaréis qué leer de él. Podríamos empezar, quizás, por lo más conocido del autor, las novelas que escribió en tono de fábula y que componían la trilogía “Nuestros antepasados”.


“El barón rampante”, donde el protagonista, en un acto de rebeldía, sube a un árbol del que jamás descenderá. “El caballero inexistente”, cuyo disparatado protagonista, el etéreo caballero Agilulfo, existe por propia voluntad ya que debajo de su armadura no hay nada. Y “El vizconde desmediano”, que en su primera batalla es partido en dos y se convierte en dos personas diferentes, una buena y otra mala.
Otra etapa muy interesante  en la obra de Ítalo Calvino fue la que vivió en Francia. Durante su estancia se dejó contagiar por movimientos literarios de experimentación. Fruto de ello es la novela, de narración poco convencional, Si una noche de invierno un viajero”. El autor nos somete a un juego en donde hablará de libros, de lectores, de traductores, de escritores, de principios… todos participamos de una manera u otra en una novela que juega también con la propia forma de la narración. Mi recomendación es que os dejéis llevar por este juego incesante, sin pensar demasiado en vuestra perplejidad.
Otra obra de ese momento experimental es “Las ciudades invisibles”. En ella, Marco Polo
describe al Emperador de los tártaros ciudades invisibles e imposibles. No esperéis encontrar un relato de viajes lleno de acción. “Las ciudades invisibles” realmente es una colección de poemas en prosa que hay que leer a pequeños sorbos. Eso sí, está lleno de bellísimas palabras y frases que nos harán reflexionar, ya que, más que ciudades, describe la propia condición humana.
Os recomendaría otras obras como “El sendero de los nidos de araña”. Curiosa porque fue su primera novela y, sin duda, la más realista. “Los amores difíciles”, una recopilación de cuentos sobre la incomunicación o el desencuentro en las relaciones o”Cosmicómicas”, donde Calvino nos sorprende con cuentos que se inspiran en nociones científicas.
Y así seguiría durante más páginas hablando del resto de las obras que nos dejó este inquieto autor. Pero no quiero terminar pareciendo un libro de literatura con una interminable enumeración de todo aquello que nos legó. Las sugerencias deben ser aperitivos que prometan un buen festín.
Así que no lo demoremos más. Este debe ser el momento de decidir abrir cualquiera de sus libros y empezar a disfrutar, esta vez, ya sin miedo y sin prejuicios. Para los amantes de la lectura y también para nuestros jóvenes escritores, las obras de Ítalo Calvino son un lugar estimulante, lleno de momentos de lectura con mayúsculas y espejo donde mirarse.


Reacciones: 

viernes, 17 de octubre de 2014

Recomendación de teatro para octubre

En nuestras recomendaciones de teatro os presentamos de nuevo varios guiones de películas conocidas, que podéis leer como cualquier obra de teatro y, al igual que en los textos teatrales, además de los diálogos, podéis conocer las anotaciones que os situarán en la escena y que os orientarán, no sólo sobre la acción, sino sobre la disposición de los personajes, sus actitudes y la intención del autor. Todo ello constituye una lectura de lo más enriquecedora que os enseña trucos para  manejaros a la hora de representar una historia.

T ARR amo


“Amores perros”.- A partir de un accidente de tráfico en el que convergen diversos personajes, veremos las consecuencias para cada uno de ellos y conoceremos los antecedentes de cada historia.







T AUS lul


“Lulu on the bridge”.- Un relato romántico pero atípico, que nos habla del destino, de las circunstancias trágicas de la vida y de lo vulnerables que somos.







T TAR mal


“Malditos bastardos”.- Diferentes venganzas que coinciden en el mismo escenario. Un relato crudo de Tarantino, tan impactante en lo escrito como en lo visual.







T COR otr


“La vida de nadie”.- Un personaje cuya realidad es una farsa, que cuando estalla, afectará en su onda expansiva a todos los que le rodean.







T MAM gle


“Glengarry Glen Ross”.- En una empresa inmobiliaria, una situación límite pone a prueba el carácter de cada empleado.








T ERI pro


“La promesa de Shanghai”.- Lo malo de la guerra no son sólo sus efectos inmediatos, sino las secuelas que deja incluso en aquellos que no la han vivido, pero la sufren.
Reacciones: 

miércoles, 15 de octubre de 2014

Recomendación de poesía para octubre


imagen tomada del artículo de El país


“La poesía estalla en las redes”, es el título de un artículo publicado en Babelia, suplemento cultural del diario “El País”, el día 25 de julio de 2014.

La poesía estalla en las redes, en los auditorios, en pequeños locales, en las calles, en las paredes e incluso en los tatuajes de los jóvenes.
Que la poesía está por todas partes es algo que siempre hemos sabido; pero en nuestros días esa realidad parece haberse hecho más patente, si cabe.
El poder de las redes sociales que permiten llegar hasta el último rincón del planeta y hasta el lugar más íntimo del alma de cada ser humano, las convierte en el mejor altavoz de los pensamientos de cualquier mortal, aunque no sea conocido en el mundo literario.

Proliferan los blogs poéticos; l@s jóvenes se concentran en auditorios, no para escuchar bandas de música, sino para ver el corazón abierto de sus poetas favorit@s, que en muchos casos son proscritos del circuito oficial de editoriales. Los versos se agazapan en estrechos tugurios, estrujados por multitud de líricos fieles; nos asaltan los actos de agitación cultural en nuestras plazas; las paredes nos gritan con pensamientos sorprendentes. En fin, hasta la piel de much@s jóvenes se ha convertido en medio de difusión para la poesía.

En el artículo que mencionamos arriba, tenéis todos los datos de la poesía actual: los nombres propios, sus influencias, los lugares, los eventos e incluso las editoriales minoritarias que dan voz a l@s nuev@s artistas y lo podéis encontrar fácil en la red.

Ahora es vuestro turno: primero bucead en la red en busca de toda la información (páginas de poesía, blogs personales de l@s poetas,…), después llenad vuestra mente de versos imaginados por otras personas (leyendo en pantalla o en papel; no olvidéis que en la biblioteca también tenéis un montón de libros de poesía actual y de autores reconocidos que os servirán de inspiración).
Por último, la tarea más importante: Poneos a escribir vuestros pensamientos. Sabemos que entre l@s jóvenes usuari@s de nuestra biblioteca tenemos mucho talento oculto. Este es el momento de que os decidáis a dar el salto y mostréis lo que escribís. Lo podéis hacer en la red o escribiendo a la sección de poesía de este blog juvenil de la biblioteca “Travesías de tinta”.

Como muestra os dejamos el ejemplo de dos jóvenes segovianos:

  • Elvira Sastre Sanz, que ya tiene libros publicados (en la biblioteca tenemos su poemario: “43 maneras de soltarse el pelo”) y a la que podéis seguir en su blog “Relocos y recuerdos”,  cuya dirección es bleuparapluie.blogspot.com.
  • Hugo Martín Isabel, que tiene magia no sólo en sus manos, publica en la red su blog “Material etéreo” está en  mipoesiaparavosotros.blogspot.com




Reacciones: 

viernes, 10 de octubre de 2014

Sin vuelta atrás

N SIE sin


Título: Sin vuelta atrás
Autor: Jordi Sierra i Fabra
Editorial: SM
Colección: Gran angular. Los libros de Jordi

Sinopsis:
Jacinto Quesada, un chico de catorce años, aparece muerto en el fondo de un acantilado. Todo el pueblo se pregunta la causa de su muerte, pero solo Cecilia y Miguel Ángel, sus dos mejores amigos, saben que ha sido una decisión voluntaria. El trasfondo del fallecimiento del chico se sitúa en su instituto, donde era acosado sin piedad por cuatro matones. Una novela en la que se pone de manifiesto la culpabilidad de todo el entorno en las situaciones de acoso escolar.



Este novela de Jordi Sierra i Fabra no es una novedad editorial; sin embargo, lamentablemente, la situación que nos plantea sigue repitiéndose año tras año. Nuestro joven colaborador Nicolás Gonzalo Plaza ha leído el libro y nos ha enviado un comentario con su opinión. 


“Sin vuelta atrás” refleja un capítulo de nuestras vidas. Algunos de nosotros aún lo viven y otros ya lo han vivido. Aquel miedo que siente el protagonista, aquel impulso que a algunos les puede llevar a la muerte, lo han sentido u observado alguna vez. Jordi Sierra i Fabra  habla sobre un tema que todos conocemos y al que todos evitan enfrentarse. Siempre se intenta ocultar con frases absurdas como “son cosas de niños”. Sin embargo, la mayor parte de las veces dejan de ser temas de niños para convertirse en algo mucho peor. Se tiene mucho miedo a estas dos palabras, dado que suelen ser el desencadenante de problemas que no tienen solución. Estas dos palabras son: acoso escolar.
Estas fechas, cercanas al comienzo de las clases, son el mejor momento para prevenir la situación. Mucha gente de mi edad y también más mayores y más pequeños empezarán el curso con miedo. Volverán las pesadillas, la soledad. Comenzarán esos “golpes con las puertas”, los libros “perdidos sin querer”, la ropa “rota por un accidente”, el miedo a la verdad. Muy pocos son los que dan un paso al frente, hacen de tripas corazón y son capaces de admitirlo.
Cada año la prensa trata estos temas pero siempre cuando el daño ya está hecho. Al parecer solo giran la cabeza cuando el problema es inevitable. Se buscan culpables, por supuesto, pero siempre surgen otros nuevos. Es difícil superarlo, hasta el autor lo admite, siempre quedan secuelas. Te hacen esconderte, desconfiar, ser receloso y distante. Pensar que cualquiera es mejor que tú, ocultarte en ti mismo. No existe una manera de cortarlo de raíz, el ser humano es así por naturaleza, pero sí existen maneras de ponerle freno antes de que ocurra como en la historia, antes de que sea demasiado tarde.
Cuando ya no hay vuelta atrás.  

Si te interesa este tema, en la biblioteca tenemos más libros que lo abordan. Los hemos recogido en una  guía para que sea más fácil su localización. Además, puedes descargarte la guía que ha elaborado la Fundación CajaNavarra; tiene obras de ficción, informativas y películas, para jóvenes y también para más pequeños.


AM SM ale

AM SM gra

AM ANA esp


Sensibilizados también por este tema, la editorial Marvel lanza en octubre portadas alternativas en sus cómics en las que los superhéroes apoyan a las víctimas de acoso escolar.  
Reacciones: 

viernes, 3 de octubre de 2014

Certámenes literarios





Sabemos que te gusta leer, y mucho. Pero, además, últimamente te ha entrado el gusanillo de escribir. Te encanta comunicar lo que piensas y las cosas que te interesan, buscar las palabras adecuadas, retocar las frases una y otra vez... 
Ahora puedes probar suerte enviando tus escritos a diferentes certámenes literarios convocados para jóvenes: literatura juvenil escrita por vosotros mismos ¿Suena bien, verdad? Pues apúntate estos enlaces, échales un vistazo y ponte las pilas que el tiempo apremia. ¡Ah! y buena suerte.









Pues ¡venga! a escribir y a disfrutar 


Reacciones: 

viernes, 26 de septiembre de 2014

Rincones olvidados: Música para hipsters



Este mes me apetecía recomendar algo de música para jóvenes, pero reconozco que siempre se convierte en un reto para mí. Ofrecer la actualidad musical es difícil con lo limitado de nuestro presupuesto, hay que cubrir demasiados frentes. Menos mal que nos quedan los clásicos, a los que podemos volver y volver sin reparo. Además, hace poco leí una noticia que me llenó de esperanza. En el último Sonorama, todo un clásico como Raphael actuó bajo la etiqueta de artista “indie”, con nada más y nada menos que 50 años de carrera a sus espaldas.
Con la ilusión puesta en hacer algún día un “rincones olvidados” sobre Raphael, Mocedades o José Luis Perales y declararlos “indies” con pompa y boato, decidí serenarme y hacer algo más serio. Pero ya aviso que ese pensamiento que me ronda no se irá tan fácilmente de mi cabeza.

Bromillas aparte, dándole vueltas al asunto de la música y los jóvenes, de repente, pensé en los “hipsters”. Pero es muy osado recomendar música a los “hipsters”. Entre otras cosas, porque les gusta  descubrir aquello que nadie ha escuchado todavía y, además, pierden rápidamente interés por esos grupos o cantantes una vez que los conoce el resto. Así que como mi estrategia es recomendar a los clásicos, pensé en su gusto por lo “vintage”. Comencé a investigar hasta que me topé con la historia de los primeros “hipsters” y encontré lo que creo que puede ser un “rincones olvidados”.

Charlie Parker
Vamos a intentar imaginar el Nueva York de los años 40, en cualquier sórdido club de jazz de la calle 52. Es de noche, a altas horas de la madrugada, la gente se encuentra relajada tomando  alcohol y coqueteando con otras drogas.  Un grupo de músicos hace disfrutar a los asistentes con una “jam session”. De repente, el sonido del saxofón de Charlie Parker nos sorprende con un maravilloso solo improvisado que no deja indiferente a nadie. Es el sonido del “be bop”. Músicos y jóvenes de raza negra disfrutan de este revolucionario del jazz. Junto a ellos, un grupo de jóvenes de raza blanca disfruta tanto o más que el resto.
A esos jóvenes de ambas razas se les denominaba “hipsters”, aunque bien es verdad que casi siempre se aplica a los jóvenes de raza blanca. Debemos hacer otro esfuerzo e imaginar lo transgresor de su actitud en un momento que no era bien vista la convivencia entre ambas razas, separadas por una dura política racista. Ellos trataban de imitar algunos aspectos de la vida de los “hipsters” negros, ya que esto suponía poder disfrutar de dosis de libertad que no estaban permitidas en los ambientes blancos. Sexo, drogas, desinhibición y mucha rebeldía. Y ese deseo de estar a la última como los actuales.
La visita a los clubes de jazz neoryorkinos era una de sus grandes pasiones y Charlie “Bird” Parker su gran ídolo. Un músico que había puesto patas arriba el mundo del jazz, irritando a los más puristas. ¿Quién mejor que él podía representar los anhelos de estos rebeldes?
Bien, pues la historia de los primeros “hipsters” me viene como anillo al dedo para recomendaros algo de jazz. Como la música clásica, parece que da algo de miedo acercarse a este género, sin embargo, una vez que te dejas cautivar por el jazz ya no podrás escapar. Es tal su variedad que seguro que encontráis el estilo y época que más os guste.

Thelonious Monk

Volviendo a Charlie Parker, como ya hemos visto revolucionó el jazz existente en aquel momento, pero no fue el único. Thelonious Monk, Bud Powell  o Dizzy Gillespie se unieron a Parker en esa época de efervescencia creativa y vital que no solo alumbró a los primeros “hipsters” sino también a la futura generación “beat”.
Desgraciadamente, Charlie Parker murió demasiado pronto, con solo 34 años, víctima de una vida de excesos y adicciones. El movimiento “be bop” fue herido de muerte y se fue apagando a mediados de los cincuenta tras la muerte del que había sido su inspirador.



Interesante historia ¿verdad? Pues ahora es el momento de empezar a escuchar su música en este vídeo:

Pero no os quedéis ahí. Ya sabéis que me gusta compartir con vosotros una visión más de conjunto. A veces, tratar de imaginar una época o poner en valor el papel de un revolucionario no es fácil, porque con el tiempo sus méritos se diluyen. Quizás por eso os recomendaría ver una gran película de Clint Eastwood,“Bird”, dedicada a la figura del saxofonista. Como podéis imaginar la banda sonora  está repleta del jazz de la época, así que hay un doble motivo para disfrutarla.
También nos ayudará a entender la figura de Parker una completa biografía de Charlie Parker escrita por Gary Giddins.  Se trata de una obra breve, objetiva y con numeroso material gráfico poco conocido del músico y del resto de protagonistas que le acompañaron en su breve vida.
Bueno, espero que os sirvan estas recomendaciones, seáis “hipsters” o no, y que comencéis a disfrutar del jazz con este músico excepcional. Volveremos a este género, sin duda, porque hay muchas razones y motivos para ello, buena música, sí, pero también grandes historias.


Reacciones: 

lunes, 22 de septiembre de 2014

Club de lectura juvenil

¡Lo estabais esperando y ya está aquí!

popup de Jodi Harvey-Brown


El club de lectura para jóvenes inicia su andadura en octubre, de la mano de Alba Torrego. Todas las semanas, en sesiones de una hora, se irá comentando entre todos los participantes el libro seleccionado. A través de la charla amena, los jóvenes aprenderán a hacer una lectura crítica de las obras y a exponer sus opiniones.


  • Cada mes un libro nuevo 
  • Literatura juvenil actual y de calidad
  • En un ambiente agradable
  • Con la coordinación de una persona cualificada
  • ¿Necesitas más?

Para participar solo tienes que apuntarte en el mostrador de Préstamo, en la primera planta de la biblioteca. ¡Date prisa, las plazas son limitadas!



Reacciones: 

viernes, 19 de septiembre de 2014

Manzur, o el ángel que tenía una sola ala

AM ANA


Título: Manzur, o el ángel que tenía una sola ala
Autor: Mónica Rodríguez; ilustraciones de Ignasi Blanch
Editorial: Anaya, 2014
Colección: Leer y pensar Selección

Sinopsis de la editorial
A Caeli, una isla que está en mitad de la nada, llega un día una barca con un ángel al que parece que le falta un ala. La llegada de semejante personaje a un lugar tan poco acostumbrado a recibir visitantes despierta la curiosidad de los habitantes. Pronto descubrirán que su nombre es Manzur, y que lo que porta en la espalda no está tan claro que sea un ala.





El autor

Mónica Rodríguez nació Oviedo y se licenció en Ciencias Físicas, especializada en Energía Nuclear. Trabajó en el Centro de Investigaciones Ciemat del Ministerio de Ciencia e Innovación hasta que decidió dedicarse exclusivamente a la literatura infantil y juvenil.  Ha recibido numerosos galardones por su trabajo, como  el Premio de Literatura Infantil Ciudad de Málaga en 2010 por La bicicleta de Selva, el Primer Premio en la XXX edición del Concurso Vila d’Ibi 2011 con La última función, y el XXII Premio Ala Delta 2011 con Diente de león.

Nuestro comentario

Leer este libro es saborear, oler y escuchar porque la autora nos transporta a una pequeña isla con forma de ala donde tan importante como los personajes es el propio ambiente que se respira. Los variopintos vecinos que la pueblan reaccionan de distintas maneras a la llegada de ese extraño joven que apareció en una barquita con su arpa al hombro: para don Jeremías, el párroco, es el ángel que tanto tiempo llevaba anunciando que llegaría con el fin de conseguir más feligreses; para las chicas del pueblo, sobre todo Jovita, la oportunidad de conocer un joven atractivo; para Hilda, la propietaria de la posada, el hijo que nunca tuvo; para el doctor Gualterio, el farero, su digno sucesor al cargo de tan importante tarea; para Octavio, obligado por sus beatos padres a estudiar la fauna de la isla, el descubrimiento de su amor a la música... Para todos ellos, Manzur es el símbolo de la persecución de un sueño, exista o no, que guíe nuestros pasos en la vida.

Este libro, en los ojos de un niño, es el relato de una bonita historia, con sus niños traviesos, las señoras un tanto alocadas, el fantasma bonachón  y el sabor en la boca de los exquisitos dulces de la isla, las coronas de gloria y los suspiros de ángel. Sin embargo, es mucho más; las reflexiones que hace el párroco Jeremías en el capítulo 19 son puro Descartes y el discurso de la alcaldesa Frida Colombina en la página 144, el más largo que ha pronunciado nunca, es poesía.


La voz del narrador nos va relatando los sucesos, fantásticos a veces, con un tono cercano y coloquial, en un lenguaje fácilmente comprensible por los lectores a los que va recomendado. Los abundantes diálogos proporcionan ritmo a la obra  pero la autora va añadiendo las descripciones adecuadamente para no dejarnos sin la información necesaria para su comprensión. Hay que destacar también las inconfundibles ilustraciones de Ignasi Blanch  que, con sus azules marineros, nos trasportan a la isla y nos muestran los momentos más representativos del relato. Además, el libro, como todos los de la colección "Leer y pensar", trae como anejo una guía de lectura que nos ayuda a realizar una lectura totalmente comprensiva de la obra.

Un libro para leer reposadamente, disfrutando de los olores de la isla y dejarse impregnar del carácter soñador y amable de Manzur. 

Reacciones: 

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Entrevista con nuestra ganadora Virginia Sánchez-Valiente



¿Cómo conociste nuestro concurso?

Lo cierto es que fue casi por casualidad. Desde hace un par de años sigo una página web (www.escritores.org), que seguramente muchos conocerán, donde anuncian algunos concursos literarios cada mes. Estaba buscando las bases de otro certamen del que me habían hablado, cuando encontré este concurso de microrrelatos y me pareció interesante intentarlo.

¿Por qué te gusta escribir microrrelatos?

Considero que cualquier escritor que quiera hacerse un hueco en el mundo literario tiene que aprender a sintetizar y a utilizar las palabras adecuadas para contar una historia, y que el lector no pierda interés. Y el mejor ejercicio para lograr eso es escribir microrrelatos o relatos breves con regularidad antes de comenzar con algo más grande.

¿Sueles escribir otros géneros literarios, como poesía o novela?

Sí. Tengo algunos versos publicados y dos o tres sonetos en antologías colectivas, pero lo que más suelo escribir son relatos de terror y suspense. Respecto a las novelas, creo que todavía es demasiado pronto para pensar en ello, prefiero ir poco a poco, pero no lo descarto.

Recomiéndanos un libro que te haya gustado

He de reconocer que últimamente he leído muy pocos libros, menos de los que me gustaría. Pero si tuviera que destacar uno de ellos, sin duda sería Nudos de cereza, de Ignacio Cid Hermoso. Es una de esas novelas que resultan atractivas y fáciles de leer, de las que devoras en apenas unas horas, pero que permanecen durante largo tiempo en tu memoria mientras te torturas preguntándote ¿por qué?

¿Qué otras aficiones tienes?

Además de leer y los animales, que me encantan, me relaja mucho pintar. Lo retomé hace relativamente poco después de haber estado casi siete años sin coger un pincel, y la verdad es que no lo cambiaría por nada.

¿Quieres añadir alguna información sobre ti que te apetezca destacar?

Este último año he publicado varios microrrelatos en antologías colectivas de la mano de Diversidad Literaria y Letras con Arte. Algunos de mis relatos también han sido seleccionados en otros concursos como “Pupa” en la I Convocatoria de Relatos en papel, Editorial El Fantasma de los sueños; “Navidades macabras” en la I Convocatoria de Calabacines en el Ático, Saco de huesos Ediciones; “Suculento” en el I Concurso de Relatos a la carta, Ediciones Saldubia; y “Piel de felpa” en el I Certamen de microrrelatos: Madrid historias breves, de Chiado Editorial.
Actualmente estoy cursando el Grado de Educación Primaria con mención en Educación Musical, además de colgar relatos y reseñas en mi blog (www.loscuentosdeVaho.blogspot.com.es), que podéis visitar siempre que queráis.





Reacciones: